miércoles, 30 de diciembre de 2009

Actitud 2010

Renovemos las esperanzas; pero también renovemos la actitud que tenemos frente a lo que queremos y la que adoptamos frente a lo que nos pasa.

¡Feliz 2010 a todos!


"Una experiencia bien realizada es siempre positiva"
Gastón Bachelard

"El sentido de las cosas no está en las cosas mismas, sino en nuestra actitud hacia ellas".
Antoine De Saint Exupery

"Cuando no se puede lograr lo que se quiere, mejor cambiar de actitud".
Terencio

"Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo, nacen de una actitud de aprecio por los demás".
Dalai Lama

martes, 22 de diciembre de 2009

"Ya nadie va a escuchar tu remera"

Esta canción me gustó desde mi temprana adolescencia cuando descubrí a "Los Redondos". Algo en su letra me decía mucho, quizás sin saber bien qué. Algo en su música me decía más y me movilizaba hacia la vida energéticamente, al ritmo de los pogos en sus recitales o la exaltaciòn de mis neuronas cada vez que decidía musicalizar algún momento, escuchándolos.

Los años pasan y algunas impresiones van cobrando una forma más vívida. Pasaron de ser sensaciones a ideas, a una forma más concreta de la conducta.

En esta canción encuentro un ejemplo de un saber no sabido, que me acompañó desde muy chica, antes de que pudiera conceptualizarlo y mucho menos llevarlo a lo que hoy es un estilo de vida: el ejercicio cotidiano de cuidar el estado de ánimo.

Es un himno. Por lo que sea, siempre vale escucharlo; es decir volver a saberlo.

Para mí... "al reloj lo del reloj" y mientras todo se acelera vertiginosamente se puede crear un tiempo paralelo donde prime "tu estado de ánimo".




Letra de la canción

Ya nadie va a escuchar tu remera

Intérprete: Los Redonditos de Ricota

Esto es efímero
Ahora efímero
Como corre el tiempo!
Tic... Tac efímero
Luces efímeras
(Pero te creo...)

Es casi hipnótico
(El tic no alcanza a tac)
Ni me moja el paladar
El ritmo efímero!
El grito efímero!
(Pero te creo...)

Un último secuestro no!
El de tu estado de ánimo, no!
Tu aliento vas a proteger
En este día y cada día.

Al reloj lo del reloj!
Y alrededor del reloj tu estado de ánimo!

martes, 8 de diciembre de 2009

Momento para Balancearse...

Diciembre de 2009.
Inevitable hacer balances cuando se está por cerrar un ciclo, y diciembre marca eso. Es un hecho que no se puede cuestionar.
Hay un calendario que finaliza y otro que se inicia por invención cultural y eso, aunque querramos desatenderlo, nos induce a una mirada retrospectiva y proyectiva sobre nuestras vidas, y sobre nosotros mismos en ella.

Las fechas, los calendarios, existen para organizar nuestra existencia; darle recorrido, enlazar inicios, transcursos y finales. Enmarcarnos y marcarnos un tiempo compartido, necesario para poder enunciar una realidad que se pueda reconocer como tal.
Por eso existen los rituales en determinadas fechas. Porque los humanos necesitamos inscribir los cambios, los pasajes de un estado al otro, las etapas que culminan y las que empiezan. Los rituales son necesarios sino todo sería un continuo amorfo sin posibilidad de pausa, registro y avance renovado.

Esto mismo hacemos sin pensarlo todos los días cuando nos acostamos y nos levantamos, con las cosas que se van plasmando en el medio. Todos las noches nos acostamos haciendo una revisión de situaciones y dándonos la oportunidad de repensarlas y darles un significado más esperanzador para tratar de conciliar el sueño.
Por la mañana ese acto casi automático de la noche, reformulado por el trabajo del sueño, nos prepara para el nuevo día; y así nos relanzamos desde los finales hacia los inicios.
Propongo transitar este diciembre con serenidad. Ese balance que tantas veces, y aquí mismo, referimos como inevitable; me interesa proponerlo como necesario.

No significa que tengamos que ponernos racionales, esquemáticos y exigentes. No significa hacer un detalle de las supuestas pérdidas y ganancias desde un punto de vista cuantitativo o superficial.
Propongo que lo que no pude ser, los "no logros"; no se signifiquen y connoten negativamente como "fracasos".

Nuevamente el factor tiempo, muchas veces es un aliado que no reconocemos como tal.
La ansiedad post-moderna no nos permite aceptarlo y muchas veces genera que abortemos proyectos justo antes de que estén por concretarse, por no confiar en nosotros, por estar viendo un "fracaso" cuando solo hay procesos en curso, quizás demoras, quizás necesidad de cambiar el planteo original porque una energía renovadora de nuestro interior lo está pidiendo, bloqueando una posibilidad solamente para que podamos abrir otra... Una opción que nos conecte con un objetivo trascendental, superador de las anécdotas del "tengo" y "no tengo", con un deseo superior, más noble y más justo para con nosotros mismos.

Propongo el balance como la preparación para una revolución personal. Tomar conciencia, identificar aquello que nos hace bien y lo que nos aleja de nosotros mismos; detectar aquel recurso emocional que por ahí no desarrollamos lo suficiente como para poder equilibrar el sentido de nuestras vidas, la elaboración de los duelos, la valoración y disfrute de los logros cotidianos.
Propongo agudizar la percepción de nuestros deseos más íntimos, concretarlos en algún proyecto articulado con otros y en compañía de nuestros afectos. Propongo desde allí ampliar el horizonte.

Todo lo que necesitamos para renovar las esperanzas está dentro nuestro. Nada que venga de afuera tendrá el poder de darnos la capacidad de habitar una vida más plena. Esto es un atributo personal, que se desarrolla y se trabaja constantemente, aceptando las marchas y contramarchas como movimientos necesarios para ubicarnos y avanzar en la dirección que el corazón oriente.

Aceptación, comprensión de la diferencia sin prejuzgar negativamente, generar cercanía con lo que nos hace bien. Perseverancia, valor y valorización. Confianza y paciencia. Lo demás llega, surge.
Que el balance de este año, se transforme en un movimiento tranquilo, pendular por sobre lo vivido, tomando perspectiva. Como quien mira una escena desde afuera y comprende la obra buscando la armonía, una coherencia interna más que un final triste o feliz.
Desestructuremos el balance. Propongo no realizar listados mentales estáticos. Propongo balancearnos sobre lo vivido, con un criterio exploratorio no culpógeno, para estimular la conciencia y percepción de cómo nos hemos sentido, como nos sentimos y en base a esto, cómo y por donde queremos continuar.
Balanceo que serene, para que los sueños vuelvan a hacer su trabajo y sean el insumo que regenere nuestras ganas y proyectos.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Mucho más que la suma de las partes



"la vida es una cárcel con las puertas abiertas"

(Andrés Calamaro)

Nuestro Ser no se define completamente por lo que tenemos, por lo que no tenemos, por lo que tuvimos, por lo que hacemos, por lo que no pudimos o queremos hacer, por lo que hoy no consideramos...; por lo que dicen, por lo que suponemos que callan, por lo que decimos nosotros de nosotros mismos; por nuestra familia, por nuestro trabajo, por las relaciones que tuvimos, por las relaciones que tenemos; por nuestros gustos, por nuestras preferencias; por lo que pasó, por lo que pasa, por lo que queremos que pase; por nuestros dolores, por nuestras alegrías, por nuestros miedos, por nuestras capacidades, por nuestras limitaciones, por nuestros talentos.

Todo esto, son aspectos de nuestra existencia que se toman -por nosotros, por los otros; por esa terceridad que cobra vida entre ambos -para construir el relato de nuestra historia; pero el estilo de esa narrativa es lo que hace la diferencia. Puede ir tomando distintas formas, si nos paramos en sentidos positivos la historia tiene un tono; si por el contrario lo hacemos por el negativo el cuento será otro.

Mientras tanto el punto final no está puesto, y cuando esté puesto los historiadores de nuestra vida serán otros. ¿La verdad?..no existe o se escapa todo el tiempo.

Cuenta nuestra creencia, para bien y para mal: en lo que creemos es lo que va armando las secuencias.

Por algunos lugares fuimos, por otros lugares vamos, no sabemos por donde seguiremos.

Algunos hechos y las significaciones que les hemos otorgado, nos van orientando en quienes fuimos, en quienes vamos siendo y nos hacen proyectar la ilusión de quienes queremos ser; pero nunca tendrán el poder -a menos que se lo demos -de estigmatizarnos en quienes somos como definición única y acabada.

Quien se siente cómodo por creer saber quien es, mejor le vendrá relativizarlo.


Aceptar que nuestro espíritu es dinámico y que posee una gran capacidad de adaptación y cambio, es liberador y potente. La incertidumbre es parte de nuestra sustancia.

Cuando el dolor oprima por algún aspecto frustrado, bien vale comprenderlo, sentirlo y soltarlo. "Eso" no somos nosotros, es sólo un rasgo de lo que estamos pudiendo ser en ese momento.

¿Cómo te pensas hoy?....

Ese relato convoca a la escena de mañana.

viernes, 23 de octubre de 2009

Tips de Metamorfosis


Aprender a pedir lo que necesitamos, no dando nada por obvio, ni nada por hecho.


Aprender a poner límites claros, y sin temores. La fuerza de un NO en el lugar adecuado, impulsa una serie de SI en los lugares deseados.


Revisar cuál es nuestra parte a resolver en ese asunto que tanto nos angustia.


Cambiar el punto de vista, la creencia que sustenta esa idea que insiste y que le da un significado angustiante, negativista, a esa situación que nos hace daño.
Saber que cada vez que evitemos el dolor de crecer, la vida insistirá en ponernos en el mismo lugar,con mayor crudeza. Lo que podamos hacer con eso nos purificará y transformará en un ser más libre; o nos amarrará a una misma situación, aún cuando podamos convencernos de que hemos cambiado.


No importa desentonar con el resto; importa vivir tocando y bailando nuestra propia melodía, en danza con algunos, en sintonía con otros, en distintas formas de convivencia con los demás.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Amor incondicional


El amor incondicional es una expresión extrema, desmesurada y, por lo tanto, un deseo poco conveniente.

No existe ni creo que sea bueno pretender un amor sin condiciones.

Amar incondicionalmente supone un repliegue del propio ser, de las propias necesidades, por temor a ser abandonado o no querido.

Aquel que pide un amor incondicional, en definitiva, tiene demasiadas condiciones para brindar el suyo. En el mismo acto en el que anhela contar con las no condiciones del otro, está imponiendo(se) la mayor y más cruel condición: no crecer.

¿Y por qué las personas deberíamos crecer o madurar?. Porque comprender la dinámica de la existencia, y la nuestra dentro de la misma, es lo único que permite la realización de una vida más plena y posible (para todos).

Podríamos pensar que el único amor que supera cualquier efecto en su vida y dolor para seguir acompañando, es el de una madre; pero más aún en este vínculo el amor debe manifestarse a través de firmes condiciones - un espacio con oportunidades y restricciones - para ayudar al niño a madurar, a hacerse responsable de sus propios actos e ir logrando una forma de vida que, con el necesario tiempo y esfuerzo, podrá moldear a sus "propias condiciones de existencia" una vez identificadas.

No hay ámbito o manifestación de la vida que pueda ser definible, y por lo tanto existir, sin que se delimiten las tendencias y las relaciones en juego.

Hay tensiones que mantener porque son las que sostienen los vínculos. La pura descarga, no deja restos para redefinir las condiciones de ninguna posibilidad.

Si del otro lado tenemos a alguien que se adapta a nuestras condiciones para amar y no manifiesta las suyas; no hay dudas de que se ha anulado como persona con los deseos y las necesidades que lo definen como tal (singular y distinta a las demás, con una historia, un presente y una proyección de su ser, únicos).

Quien se ha anulado como persona, se ha "cosificado" y sólo quien pretende interactuar con "cosas" puede desplegar amor sin condiciones y contar con que del otro lado no las habrá (y hasta esto es relativo; pero a los fines de esta explicación podemos dejar la idea hasta acá). Quien necesita llevar este mismo esquema de relación a las personas, está pretendiendo que el otro soporte sus condiciones, o que las condiciones del otro se anulen y/o sirvan únicamente como plataforma para deslizar su vida.
El amor siempre tiene condiciones: que las explicitemos o no es una elección, y cada elección traerá sus consecuencias; no obstante lo que es deseable en cualquiera de los casos, es que las personas involucradas en tal pacto (dicho o no dicho) asuman y comprendan sobre qué bases está funcionando el vínculo (aunque disfuncione), porque sólo de esta manera asimilará y capitalizará los logros y los fracasos que se sucedan.
Cuando los pactos no son explícitos, operan muy fuertemente de manera implícita, latente, y esto otorga un poder determinante a los malosentendidos, a los desengaños, a la sumisión y a su contraparte la manipulación perversa (elementos siempre presentes en el amor incondicional, seamos o no conscientes de esto).

Quien sueña y hasta se anima a pretender un amor incondicional, debería revisar qué pasa con su egoismo, su incapacidad de crecer, de creer, de aceptar, de asumir y de CAMBIAR.

El tipo de condiciones, y la expresión de cada una de ellas, es lo que debería revisarse y consensuarse (o no) con el otro para elegir si quedarnos o no en una relación.
De esta manera, podemos hallar la expresión del amor más puro: el que sabe respetar las mejores condiciones para la vida de los relacionados.

Me gusta el amor AMOR NOBLE: el que respeta, enaltece, tiene vocación para superar los desafíos o conflictos, CREA, RECREA y nos expande.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Primavera

(Imagen: flor del camino, usuario ADS en Picasa)

Será que me apasionan las transiciones más que las llegadas. El aire a cambio, el olor a nuevo, el calor de lo asumido, que comienza a sentirse superado; y sobre todo la tibia esperanza que guía haciéndole halo a algún nuevo proyecto o sueño.

Nunca sabemos qué sucederá ni cómo. La Primavera me gusta porque me evoca el primer verdor (eso significa literalmente) de aquello que hemos sembrado y comienza a asomar en la superficie de nuestra realidad, potenciado por un espíritu más creativo que lo eleva.

Es creación que anticipa una creación más definitiva. Es belleza de la previa, radiante e ilusionada por la que ciertos hechos son puestos a significarse en un cielo de esperanzas que los valoriza y los proyecta en nuevas posibles situaciones a vivir.

A veces lo que empieza a cosecharse proviene de semillas buscadas específicamente; otras veces de las piedras con las que hemos tropezado sin poder advertir, al momento de soltarlas, que llevaban con ellas el embrión de un fruto necesario. Otras veces fueron semillas que nos llegaron con el viento las que encontramos hecha flor en alguna sorpresa o mera liviandad que se siente en el trayecto.

Los resultados serán lo que deban ser impulsados por nuestra motivación y esfuerzo. Mientras tanto me gusta comprometerme con los intentos y ver el verde de aquello que va naciendo en el camino.

¡FELIZ PRIMAVERA!


"En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente". (Khalil Gibran)

sábado, 19 de septiembre de 2009

Amor Teórico

Muchos de Uds. saben que hace un par de años descubrí a Nacho Vegas siguiendo a Enrique Bunbury en el álbum "El Tiempo de las Cerezas" que muy obviamente fué un factor más que atravesó e impulsó la definición del Título de este Blog.

Desde que lo escuché nunca más pude dejar de hacerlo. Nacho Vegas es oscuro, irónico y ... realista, sí. Describe esa parte de la realidad que nos hace obstáculo a todos, de una manera muy personal con un estilo que considero único al momento.

Esta canción se sale de su estilo habitual que es menos musical y más recitado; cada vez que la esucho ¡me dan ganas de bailar sobre la tragicomedia de las relaciones!.

Hay una imposibilidad en las relaciones que nunca termina de resolverse. Por mucho que hablemos y analicemos esto, existe algo en nosotros que no termina de asumirlo. Son dos aspectos estructurales que, espontáneamente, son irreconciliables

Será porque los efectos de esa no complementariedad son golpes fuertes al ego, al narcisismo que todos tenemos en mayor o menor medida.

En la práctica las relaciones disuelven mucho o bastante de lo que suelen ser en teoría. Esto es básico. Se puede hacer al respecto; pero no me voy a meter en esto ahora. Es sábado a la mañana y estoy aún dormida, escuchando música mientras interrumpo los quehaceres domésticos con cualquier excusa, de esas que me interesan realmente.

Volveré sobre este tema en algún otro post para plantearlo a mi estilo, al momento sólo quería compartirles esta canción para que "se diviertan" o al menos vibren "sobre" el dilema de las relaciones de pareja.

(No existe un video oficial sobre esta canción, así que tomé un collage en Youtube hecho por un fan más que nada para que la escuchen).

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Poder



Si alguien o algo ejerce poder sobre nosotros,


es porque se lo hemos otorgado.

(No pienses tanto en lo que no queres, no te gusta o te molesta: le estás dando poder y presencia en tu vida)

lunes, 14 de septiembre de 2009

Ni los años vienen solos...



Envejecemos de experiencias tristes, de heridas abiertas, de situaciones que creemos superadas hasta que algo ocurre y toca el recuerdo físico, psíquico y somático de hechos que resultaron traumáticos en el pasado.

Cuando nos volvemos a golpear, aunque parezca distinto, vuelve a doler en el mismo lugar. El dolor se concentra en torno a las viejas heridas que vuelven a sangrar. El nuevo dolor se siente como el retorno de todos los dolores anteriores, y entonces se agudiza.

No es fácil curar las heridas consecuencia de aquellas situaciones en las que fuimos perdiendo la inocencia; es probable que nunca cicatricen bien, que en algún momento se abran, que por sólo verlas o reencontrar en otras circunstancias aquello que nos arrebató las primeras grandes esperanzas, sobrevenga un dolor profundo.

Los años no vienen solos, llegan con todo lo vivido. En general tendemos a abatirnos con el recuerdo de los momentos tristes, más aún cuando se actualizan. Darle mayor poder a las alegrías y resignificar con un manto de benevolencia las tristezas es una forma de activar los sentimiento de esperanza, de ilusión. Tenemos el DEBER de no perderlos o en todo caso de volver a generarlos.

La inocencia del "no saber" del pensamiento "mágico" de la infancia está perdida; pero la posibilidad de crear nuevas formas de ser feliz -y encontrar un significado particular para la felicidad - sólo puede venir con los años y la experiencia.

Además es la fórmula anti-age más potente (de adentro hacia afuera): calma el alma, la tonifica, la nutre, la protege, la eleva y la deja dispuesta a revitalizar un cuerpo que existe sólo en el presente. La mente tiende a ubicarnos en el imaginario del tiempo pasado y en el también imaginario tiempo futuro. Así vamos nostálgicos desperdiciando presente, perdidos entre dos tiempos que no existieron nunca en el ahora y que no existirán jamás.

No envejecemos tan fácil si nuestro tiempo siempre es HOY; si con cada despertar nos planteamos el desafío de volver a nacer, de confiar, de cuidar el patrimonio logrado de los afectos y no rematarlo ante cualquier frustración generada por nuestras expectativas e intereses "no coincidentes" con el accionar de los otros... más aún si no los hemos comunicado. DEBEMOS pedir lo que necesitamos, comunicarnos, saber escuchar y hacer el esfuerzo por comprender. Comprender no es fácil. Muchas veces se subestima esta capacidad. Muchos la detentamos sin tener en cuenta que se pierde muy facilmente cuando el otro nos muestra con su comportamiento, su felicidad o su sufrimiento aquello que no queremos ver de nosotros mismos en ese "coincidente" momento.

El amor surge pero sólo se mantiene en la reconstrucción conjunta. Se enriquece con cada nueva experiencia compartida, nos rescata, nos amplía con cada crisis superada, con cada diferencia dirimida o "simplemente" respetada; con cada desencuentro encontrado a destiempo, pero rescatado al fin de la pesada mochila de los malosentendidos, la imposibilidades y los desengaños.

No envejecemos tan rápido si el "hoy" es vivido como una sucesión de "ahora mismo en este instante".

Eso sí: no podemos solos. De nada sirve intentar realizarnos individualmente desarticulados de los demás. La posibilidad de ser y hacer, el disfrute siempre viene en el compartir con otros, lo cual plantea el desafío de las relaciones.

La individuación es un proceso necesario en el ser humano en desarrollo y fundamental para la vida adulta. El individualismo es la forma que adquiere con los años una individuación no lograda, que refleja el temor o la imposibilidad de ser con el otro - y no a través del otro, fusionado al otro o sin el otro - lo cual no es fácil y mucho menos se da de una vez y para siempre.

Como los puercoespines en invierno, los hombres se encuentran empujados los unos a los otros por «la necesidad de la sociedad surgida del vacío y de la monotonía de su propio interior (...) pero sus numerosas cualidades repulsivas y sus insoportables defectos los dispersan de nuevo. La distancia intermedia que terminan por descubrir y en la cual la vida en común se hace posible, consiste en la cortesía y las buenas maneras». Schopenhauer

Colaboremos en hacer del presente un lugar más habitable para todos, en encontrar la distancia correcta para darnos el calor del amor que todos necesitamos sin lastimarnos con nuestras estructurales púas. Intentar cortarlas nos quitaría nuestra esencia, nuestra condición humana y con ello todas nuestras potencialidades. Negarlas o no registrar nunca las dolorosas punzadas que podemos dar (y darnos) con nuestros movimientos, nos aleja de la armonía y genera sufrimiento.

Se plantea un dilema fundamental entre la necesidad de unión y el instinto gregario, para el cual el citado filósofo describe otra posible salida: «el que posee en sí mismo una gran dosis de calor interior, prefiere alejarse de la sociedad para no causar contrariedades ni sufrirlas». Aunque muchas veces esto atienda demasiado a una necesidad de cuidado y preservación, a la sabiduría de la simple capacidad de no sufrir más que a la felicidad; no deja de ser una alternativa válida para quien la elige a conciencia.

En todos los casos, las relaciones - con uno mismo y con los demás - son siempre dilemáticas. Necesitamos estar unidos a las vez que separados por la distancia "adecuada". Hay que encontrarla, es diferente en cada vínculo. Implica el respeto hacia uno mismo y hacia el otro.

Los problemas en todas las relaciones, son siempre problemas de distancias.

domingo, 13 de septiembre de 2009

¿Por qué hablan tanto las mujeres?

(Imagen Florencia Kohan)


Hace poco un amigo se preguntaba esto mismo en el nick de su msn; justo pocos días antes de que yo tuviera un encuentro maratónico de amigas reunidas a las 15 hs de un sábado, concluido a las 5 am del domingo.

Durante todas esas horas no paramos de hablar, y esto es literal. Mates, comida dulce, comida salada, cerveza, cigarrillos para algunas, con sesión de maquillaje profesional incluido, acompañaron las conversaciones contínuas. Los temas iban surgiendo concatenados por conectores insospechados que aparecían para que al menos, lo que nos interesaba y necesitábamos expresar de manera particular y haciendo eco en el grupo, tuviera oportunidad de surgir.

Risas, seriedad, emociones, lágrimas y hasta gritos. Alimentación, belleza, hombres, hijos, familia, trabajo. Denominador común: buscar el equilibrio.

Cultural, histórica y fisiológicamente las mujeres estamos preparadas para pensar y hablar "en procesos". Tendemos inevitablemente a captar y expresar todos los elementos y emociones vinculadas a una situación para explorar su naturaleza, fundamentos, identificar un punto de vista y cambiarlo si es necesario.

Nos disponemos a desatar un río semántico y a hallar un cauce compartido, para constituir la posibilidad de transformar la realidad y hacer de nuestras vidas, junto a los seres que amamos, un lugar cuidado, más habitable, con potencial de crecimiento y transformación para asimilar experiencias y redefinir el rumbo con fuerza, pasión y tenacidad.

Solemos ponerle la misma intención y voluntad a la vida de las personas que nos interesa proteger y ayudar también. Para eso buscamos comprenderlas. Para comprender hay que llegar a la forma en que las situaciones se generan, y no simplemente leer un resultado actitudinal final, que es sólo la parte más visible de un proceso. Hablamos mucho porque tendemos a comprender y cuidar, aún cuando nos equivocamos.

Muchas veces caemos en una sensación de desamparo por la multiplicidad de estímulos que percibimos y no por elección; sino por condiciones estructurales: anatómicas, químicas, hormonales, culturales y los lugares sociales nuevos e históricos que ocupamos e intentamos desarrollar con responsabilidad. Esto hace a ese "desborde" que muchas veces se ve y sobre el que se ironiza o se ataca lo más genuino y propio de la femineidad.


"No todo es lo que parece". La mayoría de las mujeres lo aceptamos desde un lugar más naturalizado. Sabemos que la realidad es mucho más amplia y maleable, que el recorte que todo ser humano es capaz de registrar, según su particular experiencia. La comunicación, el uso de las palabras son creadores de realidad y en nuestro discurrir compartido buscamos generar nuevos sentidos.


Sí, sé que en muchos casos las palabras son vacías, exageradas, desmesuradas, manipuladoras y hasta obsenas por ser innecesarias. Esto también ocurre con los silencios, lo cual puede resultar más cruel; pero éstas son actitudes que no tienen género.

Sé que necesitamos de esa complementariedad de lo masculino para actuar por un resultado puntual, acotando un poco la impresión que nos dejan los hechos que nos atraviesan.

Sé que siempre que nos desbordamos, una palabra de afecto, de reconocimiento, un abrazo o un beso a tiempo nos eleva el espíritu, nos hace descansar y... nos hace callar.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Gritar la vida

Será que entre tantos golpes y situaciones adversas la creatividad es el grito de la necesidad de cambiar el mundo, de defenderse de él y generar una ilusión que nos mantenga vivos de alguna manera más elevada a seguir respirando día tras día. Así surgen los talentos: del choque fuerte y aguerrido entre la vida que se afirma y la muerte. El resultado: la genialidad y el encanto.

Es una forma de decir, "mi mundo interior es más bello que todo esto", "mis ilusiones tienen que valer de algo", "mis sueños no pueden morir atrapados en mi mente, desangrando mi corazón", "mis lágrimas tienen que tener algún sentido"... nuevos sentidos, nuevas causas, nuevos efectos... al menos tienen que aflorar de (¿ilusorias?) nuevas frustraciones para que no se sequen en un progresivo nirvana.

Los actos de creatividad, son una superior imposición de la vida a la fuerza de la muerte. Una lucha sin diplomacias, pero en donde no se paga con la misma moneda.En todo caso se la tira habilidosamente para que caiga del revés... entonces cambia la escena y desaparece la batalla. La nueva escena es esperanza y emoción, y volvemos a nacer.

Sólo de la vida puede nacer la vida, porque aún la muerte sólo puede ser muerte en un contexto de vida. Al menos debe haber una sola persona que note una ausencia, para que algo o alguien pueda declararse muerto. La muerte necesita de la vida y la vida de la muerte para que ambas sucedan.

Mi "nona" - una viejecita sabia si las hubo - solía decir que
"nos vamos de este mundo de la misma manera en que llegamos"
con TODAS las implicancias que tiene esta frase. Lejos de parecerme una frase pesimista, con el correr de los años la fuí encontrando francamente realista y desafiante. Habla del inicio y del fin, pero inteligentemente nada sentencia sobre el mientras tanto.

En nuestro mientras tanto podemos marcar la diferencia, no importa el fin o hacia donde tendamos, sino lo que podamos hacer y/o generar en el transcurso de nuestro tiempo. Las condiciones de dolor o carencias, suelen ser el semillero de los grandes dones o talentos. Todos tenemos alguno, no importa cuánto consigamos con él; la capacidad de expresión para mitigar la muerte está asegurada. El monstruo puede ser morigerado sin tener que esconderse. La sublimación de las tendencias tanáticas suele ser la musa inspiradora de las artes. Inlcuso del arte de vivir.

En algunos casos, ciertos recursos se encuentran y aparece una Elena Roger, increible, única, nacida en Barracas y capaz de estremecer con una aptitud y capacidad de interpretación deslumbrante en las obras EVITA y PIAF en Londres, la última en cartelera actualmente en el Teatro Liceo, en nuestra Buenos Aires, representando a la mítica Edith Piaf.



A Edith Piaf la conocí a través de la película "La Vie en Rose" y me conmoví profundamente con la vida vertiginosa de este personaje, que fué una persona real... realmente especial, con una historia atravesada de infortunios desde antes de su nacimiento; llena de pasión e intensidad hasta su prematura muerte. Era una mujer de temperamento único donde su deseo de sobrevivir se canalizaba por senderos sinuosos, en abruptas subidas y bajadas con precipios a ambos lados.

Cuando se vive cerca del propio deseo y se valora la vida tal como puede ser habiendo dado lo mejor de uno y sin temores, se puede decir "No me arrepiento de nada" frase que me parece una necesaria autoabsolución a nuestras dudas, pendientes, dolores y culpas, en tanto sepamos que a nuestro modo hemos dado lo mejor. Sólo así podemos perdonar a otros, y comprender muchos de los desencuentros y aceptarlos sin odios ni rencores.

Si por nuestras motivaciones hemos decidido pagar un alto precio, nadie puede juzgarnos si nos hacemos únicos responsables de saldarlo. La vida y la muerte van juntas y hasta son relativas: podemos vivir cien años sin haber vivido un sólo día, como vivir en la eternidad por sentir y gritar la vida en unos pocos momentos.

Les recomiendo ir a ver Piaf ... son dos horas que cuentan y valen una vida. Una mujer que así como la ven, lograba una entrega orgásmica con cada actuación.

Edith Piaf - "Non, je ne regrette rien"



Edith Piaf - "Non, je ne regrette rien" - Edith Piaf - "No, nada de nada"

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Ni el bien que me han hecho,
ni el mal. ¡Todo me da igual!

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Eso está pagado, barrido, olvidado.
¡Me importa un bledo el pasado!

Con mis recuerdos
hice una fogata.
Mis tristezas,
mis placeres,
ya no los necesito.

Barridos los amores
y todos sus temores.
Barridos por siempre
comienzo de cero.

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Ni el bien que me han hecho,
ni el mal. ¡Todo me da igual!

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Porque mi vida, mis alegrías,
hoy, ¡todo eso comienza contigo!

domingo, 30 de agosto de 2009

Flashes de 13 años


Hoy recordé hasta las lágrimas algunos momentos de lo que fué el comienzo de una nueva etapa para la familia Fiore.
  • Cuando mamá estaba feliz de saberte en su interior, y nos contó la noticia.
  • Un cumpleaños de papi en los que ambos - mamá y papá -te acariciaban a través de la panza.
  • Cuando mamá se iba a tenerte... era la mañana del 31 de agosto de 1996. Yo tenía 21 años y estaba desayunando antes de irme a trabajar. La saludé, la miré irse con su panza y su bolsito. Sabía que cuando volviera todas nuestras vidas habrían cambiado para siempre.
  • Cuando llamaron para avisarme que habías nacido y que eras "morochita". ¡En realidad estabas moradita de no querer salir de donde estabas!. Dijeron los médicos que te encontraron muy plácidamente chupándote el dedo al momento en que te alzaron y te trajeron a este mundo. Todos nos enternecimos con esa anécdota. Fue una imagen de paz.
En ese mismo momento, junto a vos, nacimos padres, abuelos y tíos que antes no eramos. Todos teníamos mucho que aprender y descubrir. (Lo seguimos haciendo).
  • Cuando salí corriendo del trabajo con el corazón exaltado de la emoción para ir a conocerte... Cuando el señor de seguridad de la clínica no me dejó pasar porque se había terminado el horario de visita. (¡Me enojé tanto con las obligaciones del mundo de los adultos en ese momento!)
  • Cuando volví al otro día y te vi, en tu cunita, durmiendo. Te miré por todos lados tratando de entender lo que había sucedido, sintiendo mi corazón latir tan fuerte, buscándote parecidos, rasgos, encontrándote en mi vida, sabiendo que ya eras parte fundamental de mí.
  • Cuando lo vi a papá tenerte en brazos por primera vez, hablarte con todo el amor y cantarte.
  • Cuando volvía de trabajar contenta porque sabía que tenía un nuevo y gran motivo para llegar a casa. Preguntar por "Cami" por "la nena" (nuestra nena) y subir a darte un beso.
  • Cuando te regalé el bebesit. Luego la hamaca y la calesita... me sentía contenta de que el tiempo que pasaba en el trabajo y no podía estar con vos, me permitiera regalarte algunos de tus primeros espacios propios en el mundo. ¡Ahí me sentía ogullosa de contar con mis obligaciones de adulta!.
  • Cuando te chupaste el dedo gordo del pie por primera vez. Te costaba llegar porque eras muy gordita y cortita; pero te esmerabas en hacerlo y lo disfrutabas.
Un susto fuerte en el medio... cuando te enfermaste. Nunca perdiste la sonrisa, ¿sabes?. Fuiste fuerte. Cuando todo pasó, me dí cuenta del potencial que tenías.
  • Cuando ibas creciendo al son de la música que escuchábamos en familia, en especial recuerdo momentos con Sabina. "El rock and roll de los idiotas".... te alzábamos en brazos y vos movías la manito, sonriendo, mientras girábamos al ritmo de la canción.
  • Incontables y felices momentos en los que nos hiciste sentir que la vida era tremendamente hermosa con tus bailes, tus vestidos, y tus palabras. Desaparecían los problemas con cada show que nos regalabas, antes o después de las cenas, en las reuniones familiares.
Confirmábamos, entonces, que teníamos un ser especial entre nosotros... nos hiciste reir, vibrar fuerte con carcajadas que se desataban al unísono y que sonaban tan musicales a tu compás. Te mirábamos y decíamos: "es una beba feliz"

  • Cada vez que tus preguntas existenciales - que no tenían edad - me ubicaban en el desafío de ser Tía de alguien tan sensible. La primera que recuerdo fue a los dos años, y luego una a los tres años... que ¡me sacudió!. El tiempo era relativo y tus intrigas, inquietudes, reflexiones... superlativas. Así continúa siendo.
  • Cada vez que te miré a los ojos y encontré la paz, el descanso, el regocijo que necesitó mi alma.
  • Cada momento de intimidad en los que jugamos, en los que conversamos, en los que nos conectamos fuerte en el silencio de sabernos envueltas en nuestro amor: único. Porque cada vez que te abrazo o te beso, te estoy dando mi alma una y otra vez.

Cami, crecimos juntas. Durante tus primeros 13 años, es decir, en estos últimos 13 años de mi vida, atravesé momentos de crecimiento importantes. Fueron años de sacrificio, muchos cambios, distintas etapas, transformaciones estructurales. En medio de todos mis procesos, estuviste vos como parte de lo más hermoso y constante. Fuiste un andamio donde podía sentarme a descansar, tomar aire y seguir creciendo con audacia y valentía. Como consecuencia de todo eso deseo que aprendas la vida de la mejor manera. Que la vivas con pasión en sus alegrías y tristezas. Que tu inteligencia y sensibilidad te orienten por el camino del amor siempre, del valor por lo que sos y por lo que tenes, que sepas pedir ayuda, que sepas recibirla... Que luches por concretar tus sueños, que aceptes lo que no podes cambiar.

Esto lo vas a reconocer, sentí que es en buen momento para compartirlo nuevamente y con otros. Para recordarlo siempre:
Estrellita... cuando sientas que tu luz se apaga, pensá que sólo su intensidad se está moderando para
que algunas cosas se resuelvan y no seas siempre vos la que esté dando su luz
para que así sea. A veces necesitamos cuidar nuestra luz para no perderla,
entonces nos escondemos un poquito. A veces se apaga accidentalmente; pero en
esos casos vos ya sabes que "los accidentes no existen" y que todo pasa por
algo.
Las Hadas somos seres especiales, casi de fantasía para este mundo. Quedan
pocas hadas...y el precio de serlo, es a veces replegar las alitas y opacarse un poco, porque
el mundo todavía no esta preparado para saber que existimos; y porque también son muy
necesarios los momentos de recogimiento. Pero lo más importante es que quienes
nos quieren de verdad pueden vernos SIEMPRE, y que nuestra fuerza y luz
interior nos da lo más maravilloso que puede tener alguien: amor adentro
nuestro, del más puro y noble, inteligencia para creer y nunca dejar de confiar
en nosotros mismos y en la vida.
  • Cada vez que te miré y te imaginé a esta edad, supe que serías como sos. Hermosa por dentro y por fuera (¡¡aunque te alises los rulos también hermosos que tenes!!)

FELIZ CUMPLEAÑOS CAMI, FELICES 13 AÑOS MI AMOR!!!!.
TE AMO... TE AMO... TE AMO... ¡¡Y A DISFRUTAR DE ESTA NUEVA ETAPA!!

Tihada Lore

domingo, 23 de agosto de 2009

"Al que le toca le toca!!"


Cuando eramos chicos con esa simple frase cortábamos toda queja que pudiera surgir durante un juego porque nos tocara en suerte el rol o el elemento que indicaba cierta "pena".

La vida es juego, y en la danza entrelazada de eventos afortunados y desafortunados anteriores a nuestra existencia, contemporáneos a nuestra infancia (cuando aún no podíamos decidir), se marcaron ciertas reglas que tomamos y perpetuamos sin cuestionar, desplegando nuestra apuesta. Luego sobrevinieron las necesarias crisis con lo aprendido, la voluntad y posibilidad de ir cambiando recursos para vivir una vida más plena, en armonía con las personas que vamos descubriendo que queremos y necesitamos ser.

Vamos tomando el recurso "elección de recursos" para jugar nuestro juego, y entendemos que el universo siempre es más amplio que el recorte de formas de pensar y actuar que aprendimos por transmisión directa o indirecta, por UNA forma de interpretación nuestra o de otros.

No obstante, madurar es comprender también que NO TODO es seleccionable, electivo, optativo. Hay eventos que nos acontecen tengamos o no responsabilidad en esto, hay que actuar desde ahí. Desde donde estemos y como estemos.

La queja, la angustia permanente o su contracara el enojo, no tienen mayor sentido que la descarga emocional momentánea que nos prepare para la aceptación y el desafío de abordar la nueva dinámica del juego apostando a otras fortalezas que nacen de manera más firme de nuestras debilidades. Amar las debilidades es otro acto de aceptación que nos revela las condiciones por las cuales fueron posibles nuestros talentos.

Aceptación no es resignación.

La vida también nos plantea "AL QUE LE TOCA LE TOCA". La pregunta de ¿por qué a mi? es interesante reformularla y preguntarse ¿y por qué a mi no?". ¿qué privilegio creemos tener en la multiplicidad e infinitud de la existencia?.

Centrarse para seguir la apuesta de manera digna y productiva, descentrarse para aceptar las oportunidades y novedades de esa parte secreta del mundo para nosotros que tuvo que manifestarse justo ahí donde estábamos.


Siempre hay belleza por descubrir y construir...
esa es la parte del juego donde podemos volver a elegir

lunes, 17 de agosto de 2009

El famoso equilibrio...


El equilibrio es necesario en todos los aspectos de la vida, y me atrevo a aseverar que incluso en aquellos en los que la actitud de mayor entrega podría considerarse la más apropiada.

La desmesura indica que hay una parte perdida o desbalanceada de uno mismo, en ese vertido de emociones - posiblemente mezcladas - de volumen desproporcionado en relación al "recipiente" en posición de recibirlas.

No estoy proponiendo limitarse: estoy proponiendo la entrega con eje en la integridad, en nuestro propio eje; el cual apuntamos a que sea cada vez más flexible con el paso del tiempo, a que se elastice sin perder la tensión que lo estructura y garantiza su existencia y eficiencia.

Hay un tensión interesante en este sentido que me tuvo elaborando situaciones por estos días. Hay una palabra, un concepto que opera habitual y naturalmente en mí, y que por estos tiempos entró en aparente contradicción con algunas ideas: EL DESAPEGO. Siempre creí en él; pero articularlo a una situación de voluntad por concretar un deseo, por momentos, me resultaba indefinible, indecible, por lo tanto librado a manifestarse sin necesaria coherencia con su valor e intención.

Resumidamente pero con el objetivo de ofrecernos un concepto paradigmático en estos tiempos de cambios vertiginosos y nuevas constelaciones de ideas, creo que:
ES IMPORTANTE LUCHAR POR LO QUE SE QUIERE,
CON TODA PASIÓN, TESÓN Y GANAS PARA OBTENER LO QUE ANHELAMOS

PERO CON EL MAYOR DESAPEGO
PARA ACEPTAR EL RESULTADO AL QUE TIENDE NATURALMENTE EL PROYECTO INICIADO,
POR SUS PROPIAS VARIABLES CONSTITUTIVAS;

Y PARA QUE NUESTRO SER NO SE DEFINA DE MANERA EXCLUSIVA
POR SU LOGRO O FRACASO, SEGÚN EL FACTOR DE NUESTRA VOLUNTAD QUE SIEMPRE OPERA ENTRE OTROS
IMPULSÁNDOLO EN SU INEVITABLE TRAYECTO.



domingo, 9 de agosto de 2009

La vida REAL en sueños

Hace algunas noches atrás, tuve un sueño de esos que podrían llamarse "pesadilla", que me tuvo trabajando varias horas durante mi estado onírico.

Despertaba asustada, y no encontraba calma ni siquiera al darme cuenta que estaba subsumida en un... sueño; es decir en una manifestación más de mi realidad, compartida con seres y situaciones que habitan en alguna intersección desconocida entre mi mente y mis emociones.

Volvía a dormirme y despertaba una y otra vez continuando la exhaustiva tarea de ese sueño que, por momentos, quebraba con desesperación sacando la cabeza hacia el estado de vigilia. No obstante, una necesidad imperiosa, me hundía nuevamente en la experiencia de seguir transitando esa historia que fluía en mi interior, exigiéndome vivirla; ... no sé si para resolverla; pero sí muy posiblemente para conocerla.

Siento que fueron horas y horas de vivenciar acontecimientos que no reconozco (y ni siquiera recuerdo) en lo literal; pero sé que son más míos que cualquier situación que pudiera vivir en el registro de la vida "despierta".

Los sentimientos, el miedo (por sobre todo), los pensamientos sobre mí misma, lo que podía y no enfrentar; me pertenecen tanto, que temo no saber en este momento, que versión de mí está despierta y está dormida.

Hubo un momento en el que sentí que debía despertarme. No sé que factores determinaron más que mis ojos finalmente se abrieran y mi mirada pudiera mantener la conexión con las paredes, las cortinas, las sábanas, los objetos de mi habitación que desde cada lugar me decían "volviste, ahora estás acá". No sé si fué una interrupción por la vida "externa" que me indicaba que era momento de que "inicie mi día", por tales y cuales motivos (de lo más conocidos); o si la vida interna prefirió replegarse nuevamente considerando que mi experiencia desconocida se había manifestado lo suficiente, ... o ambas cosas.

Un dolor de cabeza me alertó todo el día sobre la importancia de atender ese aspecto de mí, metaforizado en sueños que se hizo "pesadilla". Hay voces de ese sueño que resuenan. No quiero desoirlas, al contrario.

La conciencia abrumada rebalsa de sensaciones que se quedaron conmigo. Algo nuevo quiere emerger, algo actual le quiere dar lugar, pero mantiene una tensión con el pasado o con una serie de pensamientos conocidos que, por su condición, intentan ser los únicos capaces de otorgar identidad.

Una corriente nueva de ideas, o una forma diferente de las actuales, está a punto de abrir algunos espacios y cerrar otros.

El escenario tendrá la iluminación adecuada para que las escenas vividas puedan ser "bien" interpretadas. Cambiar el foco para resaltar lo importante de lo accesorio. Los sueños son iluminadores.

El caudal de sentimientos y palabras debe permitir fluir, no ahogarse, ni estancarse. La armonía y la liviandad son el desenlace sobre el cual buscamos continuar. Las pesadillas se resuelven en la liviandad del encuentro con uno mismo.

Limpiar, liberar espacio. Las puertas de la percepción se abrirán aún más hacia un estímulo innovador que catalice, y de lugar a una nueva movilidad de mi mente y mi espíritu.

Mi cuerpo y mi alma seguirán las oportunidades que despliegan, con mayor injerencia en el rumbo que van tomando algunas cosas.

Que los aspectos que "pesan" puedan ser aceptados y transformados, no todos; pero si aquellos que le hacen boicot a nuestras ganas.

Que los deseos puedan ser cumplidos... que estemos concientes de aquello que nos impulsa y de lo que nos hace obstáculo.

Los sueños son la forma vívida de acceder a nuestro ser. Los sueños son nuestra realidad más íntima. Son testimonio de los miedos y deseos. Las sensaciones al dormir y al despertar también nos cuentan algo.

Los sueños muestran aquello que necesita una forma de exterioridad. No están separados de la vida "real", son parte de la vida real.

La fantasía vía sueño es un mensaje fundamental ya entregado.

Entre lo conocido y lo desconocido sucede aquello que llamamos "nuestra vida".

Cada deseo encierra un temor, y cada temor un deseo.

domingo, 2 de agosto de 2009

El eslabón perdido

Alguna carencia en nuestra vida anímica infantil, se hace búsqueda incesante de ese afecto a lo largo de toda nuestra vida.

Buscamos, sin saberlo, ese aspecto específico del cuidado que nos faltó, esa forma del amor que no pudo ser; como si fuese una pieza clave para armar el rompecabezas de nuestra vida, con la esperanza de que nos deje ver una grata composición como imagen de un presente que justifique el desorden original y las pérdidas del pasado.

Sin darnos cuenta, esa búsqueda se nos vuelve estilo de vida.

Establecemos vínculos fundamentales con personas que presentifican aún más esa falta. Con quienes no pueden más que ausentarse ahí donde nos duele, aún cuando estén presentes en otros lugares importantes de la relación. Nos vamos reubicando en un mismo lugar de súbditos o mendigos de esa parte del amor, y cualquier nuevo descuido hace huella sobre la huella que ya dejamos en ese sendero de angustia por donde hemos pasado un y otra vez, creyendo que vamos hacia otro lado.

Otra forma de tener ese gesto de realidad que deseamos haber recibido del Otro, es SIENDO nosotros mismos esa pieza que nos faltó. Entonces damos sin mesura y sin registro, aquello que no nos dieron sin mesura y sin registro. Somos todo aquello que no pudo ser, y nos sentimos frustrados cuando los demás no lo valoran: es que los demás no necesitan especialmente esa particularidad nuestra, a ellos les faltó otra cosa.

Hay una forma más complicada y lastimosamente habitual por estos tiempos de reclamar lo que no fué. Transformarnos en la versión más sádica de aquel que nos quitó. Con un inconsciente cambio de rol, teñido de la monstruosidad de nuestro sufrimiento incomprendido; luego incomprensible e incomprensivo, vamos por la vida pateando el intento de armado del rompecabezas, que cualquier ser que nos provoca algo fuerte intenta construir.

(Seguramente nosotros también, con nuestra llegada, provocamos algo fuerte en aquel que nos desparramó las piezas cuando todavía teníamos la esperanza, sin saberlo, de que estuvieran todas).

Muchas veces hacemos una profesión o un oficio de aquello que nos faltó y nos dolió: nos dedicamos a dar lo que no recibimos, de hacer lo que nos hicieron en una forma sublimada, que dista en apariencia tanto de su origen , que lo actuamos sin reconocer que estamos tramitando un dolor e intentando convertirlo en placer, con la pasión que sólo nace del goce de trascender un sufrimiento.

Muy probablemente hoy estemos siendo alguna de estas formas o una combinación entre infinitas posibilidades de las mismas. Es importante y más aún interesante MADURAR, lo cual no es fácil porque estamos hablando de un concepto de madurez superador del aún circulante que supone cumplir con ciertas pautas sociales de forma. Madurar espiritualmente, evolucionar en lo emocional es posible sólo cuando comprendemos que hemos estado funcionando reducidos a nuestra propia falta.

Es imposible percibir y vivir en el "TODO" cuando nos hemos esforzado por ser sólo una pequeña "PARTE" de nuestro mundo interior que se nos hizo carácter en el mundo externo.

Reemplazamos el todo por la parte, una parte tan pequeña como hablar de nuestra forma de ser, basada en nuestras propias creencias arraigadas, que provienen de la percepción que tenemos de nuestras propias experiencias. Un granito de arena egocéntrico con fuerza centrípeta, que tapa el Universo expansivo de las formas posibles.

Siempre podemos ser una parte, y no es en sí mismo perjudicial llevar las marcas de lo anterior. Abarcar todo es tan imposible y enloquecedor como quedarnos en el granito de arena que no se combina con nada para hacerse ladrillo, ni se deja arrastrar por el viento.

Alguna vez dije que no falta nada, aún cuando falte algo. ¿Por qué? Porque si esa pieza específica hubiera estado, seguramente habría faltado otra; y si hubiéramos contado con todas las piezas posibles, estaríamos todavía en una especie de "casillero"de largada, sin ir a ningún lado. No sabríamos qué es lo que deseamos, es más ... no tendríamos deseo. Sólo el deseo nos brinda la fuerza para desarrollar la habilidad de armar, desarmar y volver a armar tantas composiciones a lo largo de la vida, buscando un lugar en el mundo.

Más aún, si hubiéramos tenido a disposición todo (lo cual por fortuna es técnicamente imposible porque es el reverso de la nada); y por otro lado, alguien nos hubiera entrenado en las habilidades para construir; la emocionalidad puesta en juego no sería la misma. Habríamos aprendido un hacer tedioso, sin pasión , sin intensidad, sin autopropulsión de búsqueda y de capacidad de sentir felicidad ante cada conjunto de piezas encastradas armónicamente.


El eslabón está perdido, pero sólo así se puede construir la PROPIA historia.
Es su condición y no su condicionamiento


Podemos empezar por ubicar en su lugar un eslabón diseñado por nosotros mismos e ir reemplazando eslabones con distintas formas, texturas, materiales y colores, sólo porque queremos seguir haciendo cadena con el mundo y con los otros de manera más auténtica, flexible, armoniosa y... amorosa.


(Que no se te suelte la cadena ...
te golpeas a vos mismo, a los demás y te quedas solo.
Vale la pena enlazar y armar una serie. Elegí los eslabones).

viernes, 24 de julio de 2009

Somos seres mitológicos

Los mitos tienen una función, se crearon y se crean para otorgar un respaldo narrativo a las creencias fundamentales de la comunidad, de las sociedades, del sistema.

Las creencias son... creencias. Es dar por cierto algo que no está del todo comprobado (porque nunca nada está del todo comprobado); pero brindan un significado, razones suficientes para que podamos vivir y asimilar la vida de alguna manera. Podemos adoptar creencias constructivas o destructivas, cada uno elige, eso está a la vista y ese es otro tema.

Que no existan verdades absolutas, no significa ni implica que no existan ideas plenas, potentes que nos impulsen con más vigor y entusiasmo hacia nuestra realización, pero hay que encontrarlas y quizás hasta inventarlas.

La existencia de los mitos explica por qué en determinados momentos sociohistóricos algunas conductas o hábitos son deseados, esperables y por qué en otros momentos pierden valor, funcionalidad. El mito define qué va siendo relevante para el argumento de la creencia que propone y lo sustenta.

Nos cuesta reconocer que la vida es mitológica: se explica y tiene la lógica de un mito, de una historia construida que nos da texto o referencias para vivir. Es tan estructural, opera tan constitutivamente de todas las cosas, que no lo notamos.

Es paradójico o dilemático si se quiere; pero no podríamos nacer ni vivir sin argumentos, sin una cultura que nos contenga y nos de identidad; pero a la vez crecer y ser consciente de que es una construcción social con la que podemos o no comulgar, nos hace sentir algo desprotegidos en la valentía de tener que construir nuestra vida con reformulaciones de lo anterior, incluyendo los sentidos que nos permitan participar activamente de nuestro propio desarrollo.

Cada pueblo tiene una cultura, y cada cultura es un mito: un conjunto de creencias, hábitos y costumbres construidas y validades a través de las distintas generaciones, por el Hombre.

Muchas veces vivimos como si existieran verdades únicas que debemos descubirir o alcanzar, "creyendo" que lo común es lo normal y lo distinto es el desvío de la norma.

Lo común es la expresión de un mito que pudo sobrevivir al paso del tiempo: puede seguir vigente de manera funcional o disfuncional. Ocurre que cuando un mito se hace disfuncional crónico, y no se explica sólo por razones particulares de las personas que lo encarnan, nos pone ante el desafío de reformularlo.

Lo distinto, la persona que presenta conductas no convencionales, no tradicionales que simplemente no siguen lo que se supone debe seguir, pueden ser emergentes de lo nuevo que necesita ser integrado, lo cual obliga a una reformulación paradigmática.

Los mitos deben ser cuestionados, modificados, cuando la historia que cuentan no se condice con nuestras necesidades y lo único que hacen es resistir un cambio que necesita surgir. Necesita surgir porque genera un sufrimiento, un sentimiento de desadaptacion que se percibe, por lo menos, como injusto.

El mito debe contener creencias y valores que nos ayuden a construir historias que nos contengan en nuestra singularidad y nos permitan recrear al mundo externo como un contexto que nos puede contener mas de las veces. Que construya vida, donde Eros (el Dios del Amor) resista y gane la batalla contra Tánatos (el Dios de la Muerte). Si Tánatos tiene el poder de cambiar sus formas de aparición y ataques con el tiempo, ¿por qué no le damos a Eros herramientas similares de transformación?

Esto recién empieza.

¿Cuál es tu mito? La historia que te creaste al momento sobre los hechos de tu vida, sobre la vida en general ¿te construye o te destruye?

Podes cambiarla, tiene la estructura de un relato.

miércoles, 22 de julio de 2009

Gripe A - ¡¡últimas funciones!!

"Siempre es la misma función,
el mismo espectador,
el mismo teatro,
en el que tantas veces
actuó,
y perder la razón
en un juego tan real
quizás fuera un error,
cúrame esta herida por favor..."
(Heroes del Silencio)

En una semana, en mi micromundo, cambiaron muchas cosas (otra vez):

Fuí al supermercado y las góndolas estaban llenas de Lysoform, alcohol en gel, alcohol líquido. Si Coto vendiera barbijos seguro hubiera encontrado hasta la variedad animal print que según me contaron fué el último grito de la moda porcina(esto tampoco es chiste).

El impacto fué tal que tomé rápidamente un alcohol en gel, que nunca antes había tenido intención de comprar, ni siquiera por aquellos días en que todos ibamos a morir de Gripe A. No sé para qué, ahora lo guardo en el botiquín de mi baño, como una especie de reliquia u objeto que alguna vez fué muy preciado (tan solo hace unos días)... lo miro y lo miro tratando de inventar una situación que justifique su uso, aunque por otro lado... queda lindo ahí, no está mal: es estético asi tan chiquitito, con dosificador, tan incoloro, tan bactericida, tan desinfectante. Queda bien en el botiquín. Conclusión: adquirí (sólo porque antes no había) un producto que nunca en mi vida había tenido ni quería tener.

Fuí a pilates, y las instructoras que hace unos días saludaban muy responsablemente de lejos o con el codo, me abrazaron sin que medie comentario, como solíamos hacer... como si nada hubiera pasado.

En la tele y diarios puedo ver otras notas como por ejemplo si Berlusconi organiza o no otra partuza o si va a nevar o no en Capital.

Bonafide agregó las mesas que había sacado, los colectiveros se sacaron los barbijos, los teatros abrieron...

También hace una semana que no tengo teléfono y cuando hago el reclamo Telecom me cuenta mediante una grabación que por las medidas de emergencia sanitaria de público conocimiento están trabajando en horario reducido, que sepa disculpar las molestias ocasionadas; los proyectos que me habían aprobado y luego suspendieron a causa de la emergencia sanitaria nunca volvieron, los cheques que debía cobrar no están disponibles porque la Universidad cerró sus puertas...

Menos mal que volvió el teatro, así podemos ser espectadores; no sólo marionetas guionadas del gran teatro de este mundo...


Vean esta investigación, en calidad de espectadores y marionetas.

lunes, 20 de julio de 2009

¿Qué es un amigo? - por Cammi Fiore


  • Esa persona que está al lado tuyo, con la que se tienen respeto, tolerancia y miles de valores más.

  • Esa que al verla te hace sentir cómodo sabiendo que ya es parte de vos.

  • Es esa que no te falta NUNCA, que SIEMPRE está dispuesta a darte su mano.

  • Esa que cuando te reís se ríe junto a vos, y que cuando triste estas, te da su hombro para llorar y su oído para escuchar.

  • Esa que cuando la llamas te cuenta miles de cosas y escucha tus chismes y secretos porque es a la que le tenés confianza.

  • La persona con la que te la pasas paveando sin tener vergüenza a nada. La que no te cuesta ni un poco sumar un momento más a lista de los ya compartidos, porque esa persona los hace aún más especiales de lo que pueden ser.

  • A la que siempre abrazas y ella te devuelve el mensaje.

  • Esa que la mayoría de veces fue tu primer amor, o tu primer beso. Con la que intercambian gustos y opiniones que a veces pueden llegar a convertirse en peleas que tienen un cómo y un por qué... tienen una consecuencia también, que muchas veces es poder aprender de los errores y a convertirse en una mejor persona.

  • Es esa persona que desde hace años te considera mas allá que alguien más, y a la que vos consideras lo mismo.

  • A la que vas a recordar como la persona que te acompañó alegrando tu larga infancia, teniendo pruebas de los mejores momentos reflejados en fotos y videos.

Eso y mucho mas representa ser UN AMIGO, MI AMIGO, TU AMIGO...

Todos tenemos amigos y todos los somos también. Hoy es un gran día para agradecerles lo importantes que son aunque siempre tratemos de demostrarlo.

Por eso amigos míos FELIZ DÍA y que nuestra amistad no termine nunca, porque fueron son y serán lo mejor que me pasó. Los amo chicos (L)

20/7/09

* El resaltado de frases es mío, me parecieron destacables. Cami suele abrir las ventanas para que se vea el paisaje lleno de disfrute que tenemos delante... (Lore)

domingo, 19 de julio de 2009

House-Tree-Person (HTP)

Quienes somos en cada momento se define lo suficiente por las personas que nos rodean, que nos atraen y a las que nosotros atraemos.

Hay amigos que nos acompañan un largo trayecto y se quedan con nosotros toda la vida. Ellos son sustancia constitutiva de nuestra existencia.

De otros nos despedimos en algún momento, dejando librado al misterio del porvenir un posible reencuentro.

Otros son compañeros de una etapa, una intención, un juego, un momento y dejan su impronta para siempre. Incluso al recordarlos repentinamente, nos damos cuenta que nunca los hemos olvidado.

Algunos estuvieron y luego volvieron para recordarnos aquella parte de nuestro ser que era importante recuperar y profundizar. La conexión es tal que la existencia del tiempo queda cuestionada, sin importar la respuesta que la vida tenga para darnos.

Hay personas que sin dudar debiéramos llamar amigos, con las que nos "topamos" y descubrimos en una mirada, un gesto, una palabra que hay correspondencia, complementariedad, química de sentimientos. Una cosmovisión que nos contiene, nos trasciende y nos abrazaba antes de habernos encontrado. Ese instante tiene la intensidad de miles de momentos compartidos. Como si hubiéramos estado juntos desde tiempos remotos, calan hondo y se quedan con nosotros en algún lugar y de alguna forma quizás no muy convencional.

La amistad, como cualquier otro vínculo, es fondo que se hace forma... ¿qué importan las formas cuando se trata del amor? Nada. Sin dudas.

House-Tree-Person es el test que los psicólogos tomamos para explorar cuál es la manera de vernos a nosotros mismos, así como la forma que verdaderamente nos gustaría ser. Cada imagen constituye un autorretrato proyectivo. La amistad es un espacio proyectivo: delimitado y construido desde la conexión y el afecto, donde podemos ser quienes somos al mismo tiempo que ensayamos ser quienes queremos ser y nos ponemos de acuerdo (o no) con lo que no nos gusta.

Los amigos desde los distintos lugares en los que decidimos que se constituyen como tales, estimulan lo mejor de nosotros, nos fortalecen ante la adversidad, nos ayudan a vernos íntegros; simplemente siendo parte de nuestro mundo, de nuestras referencias, de nuestra cotidianeidad, que no se define por la frecuencia de contacto, sino por el momento arbitrariamente justo en los que nos acompañamos, sin planificaciones, quizás a pura sincronicidad.

Siendo quienes son, somos quienes somos y nos proyectamos hacia lo que tendemos a ser... Cada vínculo de amistad está hecho de la sustancia de nuestros sueños.

¡FELIZ DÍA DEL AMIGO!

Este video de esta increíble artista que sé varios de Uds. conocen me remitió al House-Tree-Person de cada uno y la relación con los amigos.



video