martes, 9 de junio de 2009

Fantasmas

Ante situaciones no elaboradas, suele hablarse de "fantasmas del pasado", algo que vuelve y presentifica una vivencia anterior.

Fantasmas porque se reconoce en el presente una existencia con la que ya nos entrevistamos en el pasado, que se incluye espontáneamente en una escena que no tuvo la intención de evocarla, muchas veces, todo lo contrario . Vuelve en la forma de profundos, y arraigados sentimientos, imágenes, sensaciones.

Pasado porque remite a una situación que no es la de hoy, aunque la de hoy la convoca y logra traerla.

Los temas pendientes, viven más en el presente que en el pasado. Lo pendiente insiste, se actualiza en diversas (diversificadas) formas. Busca resolverse de alguna manera, procura su descarga, su realización.

Nos duelen o nos atraen hoy, porque su valor en el ahora se resignifica y potencia por lo que significó en el pasado, cuando por algún motivo vital se impregnó en nuestro ser.

Fantasmas: presencias ante ausencias omnipresentes.

Ahuyentar los fantasmas, eliminarlos; muchas veces no es posible porque estaríamos queriendo negar un suceso importante, ya acontecido. Sí es posible aceptarlos y liberarlos... dejar que busquen un nuevo lugar en el pasado, que no susciten sensaciones tan vívidas en el ahora que interfieran en las actuales vivencias confundiendo momentos y personas; obstaculizando la percepción de lo nuevo como nuevo.

Acomodarlos en el museo de los recuerdos que no nos interesa especialmente recorrer, para que tomen una forma menos perenne.

Quizás se queden allí, quizás decidan desaparecer. Quizás, mientras, seguimos eligiendo nuevos caminos en el laberinto de nuestra vida, nos encontremos con ellos al doblar alguna esquina, y lejos de asustarnos los reconocemos, los miramos a los ojos y con un gesto complaciente, pasamos por su lado o los traspasamos y seguimos avanzando en paz con el pasado y en plena sintonía con nuestro presente.

9 comentarios:

  1. Muy bueno!! la verdad que me gustò mucho. Muchas cosas de nuestro pasado quisieramos olvidar y hacer de cuenta que nunca las vivimos, pero no se puede borrar partes de nuestra vida, lamentablemente, y otras veces que nos gustaria volver a ese pasado que alguna vez nos hizo felices...alguna veces superamos y otras no...

    ResponderEliminar
  2. Muy muy buenoooooo, y si, mientras que uno no le ponga fin....el pasado nos busca para CULMINAR ESA ETAPA.....

    ResponderEliminar
  3. Superar nuestro pasado es dificultosa tarea ¡¡¡ debemos siempre saber que esos fantasmas traen la falsa frase de ¨todo tiempo pasado fue mejor¨ mentira...es que esos fantasmas necesitaron una soga para colarse en una luz nuevamente ¡¡¡ un dia te dije apenas te encontre en mi camino PARA ATRAS NI PARA TOMAR IMPULSO...que nuestro pasado quede en paz y con el aquellos fantasmas... bienvenido el hoy y todas las nuevas personas, sensaciones y experiencias que nos pueda traer, esto ultimo tambien lo aprendi de vos
    Desde lejos ... con afecto Santi

    ResponderEliminar
  4. Y comparto con Valeria... solo nosotros podemos ponerle fin ¡¡¡ Y el fin es eso ....F I N, pero mientras que dilatamos siguen ahi pululand cada tanto y volviendo con confusion y sensaciones encontradas
    duele ... duele... y despues... pasa...

    Besos tambien te mando lore ¡¡¡
    Santi again

    ResponderEliminar
  5. me hizo pensar mucho (me sale humito de la cabeza), no , en serio. en lo personal convivo con mis fantasmas, es más, como vos decís los acepto pero liberarlos es algo que no he podido y la verdad no se por que.
    Tal vez los necesito o tal vez sin ellos no sería quien soy. me salió medio confuso esto pero es lo que siento.beso

    ResponderEliminar
  6. Todos somos nosotros y nuestros fantasmas nos componen por default ¡¡¡ sin duda
    Lo importante: saber que son parte nuestra, que nos hicieron lo que somos hoy, pero ya no dejar que nos afecten porque precisamente son eso: fantasmas del pasado... que ya paso ...
    La receta para ese transitar de aceptacion y el decir NO en el momento justo solo esta en nuestro interior

    ResponderEliminar
  7. mmmm... colocar a los fantasmas en lugares "cómodos" y donde no molesten es una tarea que puede llevarnos años... creo que no es sólo una cuestión de decisión, por eso se empieza, pero luego nos queda un arduo trabajo... sobre todo porque si no procesamos el mensaje que nos traen, no desaparecen. Personalmente, me he llegado a imaginar a mis fantasmas como adornos que voy poniendo (a medida que puedo) en una estantería mental para que se dejen de joder y se queden ahí a juntar polvo...

    Hoy casualmente me llegó el estreno de esta película, no tengo idea qué onda, parece la típica comedia-americana-pedorra, pero me llamó la atención la sinopsis:

    The Ghosts of Girlfriends Past
    Connor (Matthew McConaughey), un mujeriego empedernido, en la boda de su hermano menor, recibe la visita de los fantasmas de sus novias pasadas, presentes y futuras, los cuales intentarán corregir su actitud, al mostrarle el futuro que le espera. De esta manera, Connor comprenderá que realmente está enamorado del amor de su infancia, aunque lamentablemente puede ser demasiado tarde para corregir su destino.

    Besos fantasmales a todos!
    Campa

    ResponderEliminar
  8. El laberinto de nuestras vidas siempre nos lleva a reencontrarnos con esos fantasmas, a veces les damos la importancia que no merecen pero otras veces se convierten en un maldito minotauro que ni encarnando en Teseo podemos eliminar, mientras la pobre Ariadna de turno nos sostiene el hilo, o hasta que logramos vencerlo definitivamente.
    Me encantó, sobre todo lo de alojarlos en el museo de los recuerdos, en una vitrina que con el tiempo se llenara de polvo.

    Besos
    sérndA

    ResponderEliminar
  9. “Uno se cree, que los mató el tiempo y la ausencia, pero su tren vendió boletos de ida y vuelta, son aquellas pequeñas cosas, que nos dejo un tiempo de rosas, en un rincón, en un papel o en un cajón… como un ladrón acechan detrás de la puerta, nos tienen ta a su merced como hojas muertas, que el viento arrastra alla o aquí , que nos sonrien tristes y, nos hacen que, lloremos cuando nadie… nos ve” Grande Serrat!!!!
    Yo creo que lloramos con una sonrisa cuando descubrimos que esos fantasmas habitan en nuestra esencia y por eso jugar a atravesarlos con los ojos cerrados respirando hondo es como abrazarlos y abrazarnos y con un guiño cómplice liberarlos para que ellos hagan lo mismo.
    Que linda nota y que lindo los comentarios.
    Besos
    Alejh

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!