viernes, 12 de junio de 2009

Lo que nos pone intensos vs. lo que nos pone tensos

En la búsqueda de lo más auténtico, es importante estar atento a la intensidad. Aquello que nos intensifica, es relevante para nuestras vidas aunque la razón intente sugerir lo contrario.

Identificar lo que nos agita, nos potencia, nos entusiasma, nos revitaliza; es uno de los mejores recursos para saber quienes somos detrás de lo que estamos pudiendo ser.

Lo que nos pone intensos, genera energía disponible para transformar en acciones. Las acciones que surgen de esa vibración interna, orientan el camino hacia la autorrealización.

El entusiasmo no depende de una intención o voluntad.

Algo de repente nos llega y nos genera una excitación especial que busca repetir la experiencia: ahí estamos nosotros, por ahi debemos seguir.

1 comentario:

  1. Como el entusiasmo no depende de una intención o voluntad, puede que en los momentos de ausencia de entusiasmo nos desesperemos, porque sentimos que no podemos hacer nada para apasionarnos de nuevo.
    Pero siempre hay algo para hacer que vaya abriendo caminos, quizás primero haya que hacer algunas "reparaciones internas", para poder volver a estar abiertos a que llegue el entusiasmo.

    Tus escritos me entusiasman, señal de que tengo que seguir leyendolos porque me hacen bien :)

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!