miércoles, 22 de julio de 2009

Gripe A - ¡¡últimas funciones!!

"Siempre es la misma función,
el mismo espectador,
el mismo teatro,
en el que tantas veces
actuó,
y perder la razón
en un juego tan real
quizás fuera un error,
cúrame esta herida por favor..."
(Heroes del Silencio)

En una semana, en mi micromundo, cambiaron muchas cosas (otra vez):

Fuí al supermercado y las góndolas estaban llenas de Lysoform, alcohol en gel, alcohol líquido. Si Coto vendiera barbijos seguro hubiera encontrado hasta la variedad animal print que según me contaron fué el último grito de la moda porcina(esto tampoco es chiste).

El impacto fué tal que tomé rápidamente un alcohol en gel, que nunca antes había tenido intención de comprar, ni siquiera por aquellos días en que todos ibamos a morir de Gripe A. No sé para qué, ahora lo guardo en el botiquín de mi baño, como una especie de reliquia u objeto que alguna vez fué muy preciado (tan solo hace unos días)... lo miro y lo miro tratando de inventar una situación que justifique su uso, aunque por otro lado... queda lindo ahí, no está mal: es estético asi tan chiquitito, con dosificador, tan incoloro, tan bactericida, tan desinfectante. Queda bien en el botiquín. Conclusión: adquirí (sólo porque antes no había) un producto que nunca en mi vida había tenido ni quería tener.

Fuí a pilates, y las instructoras que hace unos días saludaban muy responsablemente de lejos o con el codo, me abrazaron sin que medie comentario, como solíamos hacer... como si nada hubiera pasado.

En la tele y diarios puedo ver otras notas como por ejemplo si Berlusconi organiza o no otra partuza o si va a nevar o no en Capital.

Bonafide agregó las mesas que había sacado, los colectiveros se sacaron los barbijos, los teatros abrieron...

También hace una semana que no tengo teléfono y cuando hago el reclamo Telecom me cuenta mediante una grabación que por las medidas de emergencia sanitaria de público conocimiento están trabajando en horario reducido, que sepa disculpar las molestias ocasionadas; los proyectos que me habían aprobado y luego suspendieron a causa de la emergencia sanitaria nunca volvieron, los cheques que debía cobrar no están disponibles porque la Universidad cerró sus puertas...

Menos mal que volvió el teatro, así podemos ser espectadores; no sólo marionetas guionadas del gran teatro de este mundo...


Vean esta investigación, en calidad de espectadores y marionetas.

8 comentarios:

  1. había una propaganda que decía:
    ARGENTINA:::UN PAÏS EN SERIO...
    lo del barbijo animal print no la tenía
    ahora en serio, te entiendo completamente, es como si nada durara demasiado, ni el interés por la gripe chanchuna, hoy el tema del día era el frío y la nieve, mañana tal vez sea alguna maniobra absurda y distractiva.
    el problema es que si bien somos marionetas, siento que alguien anda con una tijera por ahí con ganas de cortarme los hilos...del pensamiento
    vivimos en emergencia sanitaria los 365 días del año porque no ejercitamos la memoria
    besos

    ResponderEliminar
  2. Uh, qué lindo Heroes del Silencio =)

    Lo de la gripe A para mi es similar a lo que pasó con la crisis mundial. Fue excusa para que muchos, escudados en la paranoia colectiva, se deshicieran de personal, rearmaran su empresa, y hasta declararan cesantía de pagos sólo para especular con su dinero.

    Con la gripe A fue igual, otra vez la paranoia, otra vez olvidarse de las otras cosas importantes que pasaban en el país...le colgaron una barbijo enorme a la bandera y pusieron el cartel de "vuelvo enseguida" en la puerta.

    Y acá estamos, esperando la próxima paranoia masiva.

    Un beso enorme y lindo jueves para vos :)

    ResponderEliminar
  3. No suelo hacer comentarios violentos ni que no construyan pero de vez en cuando necesito descargar, acá voy:

    Odio a la mayor parte de la televisión argentina
    Odio a la mayoría de los medios de comunicación argentinos
    Odio al periodismo tirabomba y a quienes le dan letra
    Odio que la gente repita y repita cosas que escucha o lee como verdades absolutas sin el menor fundamento, sólo las repite

    A veces me siento demasiado descreída o escética (o hasta ignorante) pero es que NO CREO NADA DE LO QUE ESCUCHO O VEO, simplemente porque no puedo confiar en ello, no me da seguridad ni respeto

    Lo peor del caso es que por ello, vivo desinformada de la realidad (la verdad). Como me temo, nos pasa a todos. Nos alejan de la verdad según lo que haga falta, nos manejan.
    Los rumores son poderosísimos...

    ResponderEliminar
  4. Este cuento "dicen" que es de García Marquez, pero no me animo a asegurarlo...

    Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora mayor que tiene dos hijos.
    Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les
    responde:
    - 'No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy
    grave va a sucederle a este pueblo'.
    El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar
    una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:
    - 'Te apuesto un peso a que no la haces'.
    Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla,
    Y él contesta:
    - 'Es cierto, pero me he quedado preocupado de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo'.

    Regresa su casa, donde está con su mama, feliz con su peso y le dice :
    - Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.
    - ¿Y por qué es un tonto?,
    - Porque no pudo hacer una carambola sencillísima, según él preocupado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.
    Y su madre le dice:
    - No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

    Una pariente que estaba oyendo esto, va a comprar carne y le dice al carnicero:
    - 'Deme un kilo de carne',
    Y en el momento que la está cortando, le dice:
    - Mejor córteme dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado'.

    El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar un kilo de carne, le dice:
    - Mejor lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas'.
    Entonces la vieja responde:
    - 'Tengo varios hijos, mejor deme cuatro kilos...'
    Se lleva los cuatro kilos, y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata a otra vaca, se
    vende toda y se va esparciendo el rumor.
    Llega el momento en que todo el mundo en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto a las dos de la tarde.
    Alguien dice:
    - ¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?
    - ¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!
    - Sin embargo, dice uno, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.
    Al pueblo todos alerta, y a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:
    - 'Hay un pajarito en la plaza'.
    Y viene todo el mundo espantado a ver el pajarito.
    - Pero señores, dice uno siempre ha habido pajaritos que bajan aquí.
    - Sí, pero nunca a esta hora.
    Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.
    - Yo sí soy muy macho, grita uno. Yo me voy.
    Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde todo el pueblo lo ve.
    Hasta que todos dicen:
    '- Si éste se atreve, pues nosotros también nos vamos'.
    Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.
    Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:
    - 'Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa'.
    Y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.
    Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, le dice a su hijo que está a su lado:
    - ¿Viste m'hijo, que algo muy grave iba a suceder en este pueblo?

    Esto es lo que en sociología llaman "la profecía autocumplida" o "el efecto Pigmalión".
    Por eso:
    • No hagas caso del rumor.
    • No seas un instrumento para crear el caos.
    • Lo negativo atrae a lo negativo
    • Sé POSITIVO.
    • Tratemos de construir con visión de futuro y no de destruir lo que tenemos.

    Besos y disculpen lo largo del comentario.

    ResponderEliminar
  5. quise decir esceptica... no? ja

    ResponderEliminar
  6. Vir y Blonda: estoy totalmente de acuerdo con ambas, la emergencia sanitaria (salud mental-emocional) es crónica y grave, y se expande. Están atentando contra la capacidad de discernir que muy facilmente se obtura cuando el recurso es psicopatear, generar miedos, activar nuestros reflejos de supervivencia. Por eso es tan importante tejer redes y conectarse con la gente que lucha por no perderse, estimulando otros aspectos vitales como el amor, el humor, la sensibilidad, la consideración, la inteligencia emocional por sobre todo. Ustedes son parte importante de mi valiosa red!! BESOS! :)

    Campa: Comparto totalmente cada uno de los items de tu enojo! es así, todo eso es la posibilidad y el insumo para que estas cosas ocurran. El cuento que compartiste... impecable. Es un post aparte... más claro imposible. GRACIAS!! te quiero.

    ResponderEliminar
  7. la próxima pandemia nos va a contagiar a todos, vamos a amancer "culeados" (perdón la expresión) por Berlusconi y sus amigos, y para eso no hay gel ni barbijo que nos salve..

    por las dudas, venden vaselina en Coto?

    besos
    marionetaengel.com

    ResponderEliminar
  8. Me gusta lo que dicen!!
    Pienso en el proverbio: "No puedes guiar el viento, pero puedes cambiar la dirección de tus velas" y la frase de Goebbels: " Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad"
    Besos

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!