viernes, 24 de julio de 2009

Somos seres mitológicos

Los mitos tienen una función, se crearon y se crean para otorgar un respaldo narrativo a las creencias fundamentales de la comunidad, de las sociedades, del sistema.

Las creencias son... creencias. Es dar por cierto algo que no está del todo comprobado (porque nunca nada está del todo comprobado); pero brindan un significado, razones suficientes para que podamos vivir y asimilar la vida de alguna manera. Podemos adoptar creencias constructivas o destructivas, cada uno elige, eso está a la vista y ese es otro tema.

Que no existan verdades absolutas, no significa ni implica que no existan ideas plenas, potentes que nos impulsen con más vigor y entusiasmo hacia nuestra realización, pero hay que encontrarlas y quizás hasta inventarlas.

La existencia de los mitos explica por qué en determinados momentos sociohistóricos algunas conductas o hábitos son deseados, esperables y por qué en otros momentos pierden valor, funcionalidad. El mito define qué va siendo relevante para el argumento de la creencia que propone y lo sustenta.

Nos cuesta reconocer que la vida es mitológica: se explica y tiene la lógica de un mito, de una historia construida que nos da texto o referencias para vivir. Es tan estructural, opera tan constitutivamente de todas las cosas, que no lo notamos.

Es paradójico o dilemático si se quiere; pero no podríamos nacer ni vivir sin argumentos, sin una cultura que nos contenga y nos de identidad; pero a la vez crecer y ser consciente de que es una construcción social con la que podemos o no comulgar, nos hace sentir algo desprotegidos en la valentía de tener que construir nuestra vida con reformulaciones de lo anterior, incluyendo los sentidos que nos permitan participar activamente de nuestro propio desarrollo.

Cada pueblo tiene una cultura, y cada cultura es un mito: un conjunto de creencias, hábitos y costumbres construidas y validades a través de las distintas generaciones, por el Hombre.

Muchas veces vivimos como si existieran verdades únicas que debemos descubirir o alcanzar, "creyendo" que lo común es lo normal y lo distinto es el desvío de la norma.

Lo común es la expresión de un mito que pudo sobrevivir al paso del tiempo: puede seguir vigente de manera funcional o disfuncional. Ocurre que cuando un mito se hace disfuncional crónico, y no se explica sólo por razones particulares de las personas que lo encarnan, nos pone ante el desafío de reformularlo.

Lo distinto, la persona que presenta conductas no convencionales, no tradicionales que simplemente no siguen lo que se supone debe seguir, pueden ser emergentes de lo nuevo que necesita ser integrado, lo cual obliga a una reformulación paradigmática.

Los mitos deben ser cuestionados, modificados, cuando la historia que cuentan no se condice con nuestras necesidades y lo único que hacen es resistir un cambio que necesita surgir. Necesita surgir porque genera un sufrimiento, un sentimiento de desadaptacion que se percibe, por lo menos, como injusto.

El mito debe contener creencias y valores que nos ayuden a construir historias que nos contengan en nuestra singularidad y nos permitan recrear al mundo externo como un contexto que nos puede contener mas de las veces. Que construya vida, donde Eros (el Dios del Amor) resista y gane la batalla contra Tánatos (el Dios de la Muerte). Si Tánatos tiene el poder de cambiar sus formas de aparición y ataques con el tiempo, ¿por qué no le damos a Eros herramientas similares de transformación?

Esto recién empieza.

¿Cuál es tu mito? La historia que te creaste al momento sobre los hechos de tu vida, sobre la vida en general ¿te construye o te destruye?

Podes cambiarla, tiene la estructura de un relato.

14 comentarios:

  1. Pucha...tengo un mito?

    Es cierto que podemos cambiar la imagen de nuestra propia historia. Yo reescribo día a día mi pasado y modifico todo el tiempo mi forma de verla, para poder salirme del escenario del drama y convertirlo simplemente en aprendizaje.

    Espero que al final de mis días,mi vida sea un mito de lo más pintoresco.

    besos y buen finde cerecita!

    ResponderEliminar
  2. hay varios mitos que circulan por la familia y por mi cabeza
    me niego a convertirlos en realidades por miedo a cambiar radicalmente mi historia
    a veces me animo a hacer algunas preguntas o a investigar en el pasado y no me gusta lo que encuentro
    creo que aún no llegó mi momento de enfrentarlos
    confío que algún día podré...espero
    beso

    ResponderEliminar
  3. que traumático se lee mi comentario ahora que lo miro...
    caramba

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Blonda, también reinvento mi historia buscándole forma para mirar de afuera y tomar la vida como un aprendizaje. Confieso que me apabulló tanta claridad con que planteás las cosas. Te admiro.
    Desfiando al rito, destruyendo mitos.

    Besos de viernes, o venus, que también es parte de un mito.

    Don Saturno

    ResponderEliminar
  5. mitos los creamos o ls destruimos segun nuestra conveniencia ,,mas de cien mentiras q valgan la pena ,,te felicito y te quiero
    Jorge

    ResponderEliminar
  6. "Cada uno elige en qué mar de interpretaciones pasa sus vacaciones" me dijo una vez un amigo.

    Nada es, ni está dicho en sí mismo. Todo es una construcción. Se trata de construir una historia para seguir construyéndonos en y con nuestra verdad.

    Lo que hicieron o no pudieron los otros significativos de nuestra vida, serán misterios y/o certezas con los que debamos convivir. No podemos contra eso. Ya está, ya pasó. Y como nunca podemos saber todo (aún cuando creemos saberlo), la idea es centrarnos en tomar todo lo que nos haga crecer, evolucionar y para eso TODO LO QUE SE HAGA CON COMPROMISO POR NUESTRA VERDAD POR NUESTRA HISTORIA, VALE.

    Gracias Vir, Blonda, Andres y Jorge (Jo... me encantó tu aporte, me hizo pensar en el tema de Sabina y Charly García... Te quiero mucho, gracias)

    ResponderEliminar
  7. Angus: Hola! gracias por pasar y buenísimo que hayas encontrado la forma de registrarte y más con ese nombre. Vamos a ver AC DC?? jajaj se nos hizo!! vienen!!. Banda que es parte del relato que elegimos de nuestra vida, no? Beso!

    ResponderEliminar
  8. Ah esas verdades únicas! temibles!
    O enseñanzas maternas que se fijan como si fueran verdades..y hay que desaprenderlas...

    Porque uno no es tan genio como te lo contaba tu madre! jaja y hay que poner mas esfuerzo!

    besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Minombre..., sabes que yo tengo una madre que siempre me contó la vida tan ambigua como es; tuve que poner esfuerzo desde los primeros tiempos de vida; pero de un tiempo a esta parte el comprender desde las entrañas algunos conceptos básicos referidos al AMOR (que uno suele repetir sin entenderlos profudamente) y la relatividad de todas las cosas desde ahí, me hace sentir más liviana, aún cuando todo se pone muy pesado. Gracias por pasar!! Besos!

    ResponderEliminar
  10. lore, el escrito me pareció excelente, es un tema tan "grande" que me disparo para todos lados y me cuesta ordenar los pensamientos como para resumirlos. Por suerte, ya lo hiciste vos por mí jajaja. Coincido plenamente.
    Nacemos y nos crian (padres y sociedad) bajo un formato determinado (bueno, malo, mejor, peor, más o menos coincidente con nuestra esencia, el "posible"). Luego, en algún momento, podemos sentir que es necesario reconstruir el mito para sentirnos por fin más cómodos en el mundo. Y es toooodo un trabajo. Pero bien que vale la pena!
    También creo que hay personas que se sienten más "seguras" bajo el mito con el que se formaron (en contraposición a todas las otras posibilidades), y por lo tanto deciden pasar su vida de acuerdo con él. Pero lo más frecuente hoy, me parece, por lo que veo, es que a todos en algún momento se nos salte la chaveta y nos demos cuenta de que necesitamos cambiar las reglas (o como siempre decimos: salir para el lado de los tomates!).

    Besos y felicitaciones, me encantaron también las frases de los otros...

    ResponderEliminar
  11. Con que nos demos cuenta que es un MITO ya es un hallazgo más que interesante! PASENLA Y QUE VUELVA SIEMPRE PARA RECORDÁRNOSLO!!

    Gracias Campanita: destapamos las ollas para que se nos salte la chaveta y salgamos para el lado de los tomates!!!, el lado de los tomates estaría siendo, a diferencia del significado original del dicho, lo más parecido al paráiso personal terrenal!. BESOS :)

    ResponderEliminar
  12. Visitando tu blog por primera vez.. y ya te sigo, me gusta lo que escribes.. tu profesión muy interesante .. en fin tu blog es muy acogedor..

    me quedo por aquí conociendo tus escritos..


    Saludos fraternos
    Un abrazo muy grande
    Que pases un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  13. Adolfo: Bienvenido! me alegra que hayas pasado por aquí y tu interés en quedarte paseando por este espacio. Muchas gracias por tus palabras, fueron muy cálidas.

    Buen fin de semana para vos también!. Nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!