domingo, 23 de agosto de 2009

"Al que le toca le toca!!"


Cuando eramos chicos con esa simple frase cortábamos toda queja que pudiera surgir durante un juego porque nos tocara en suerte el rol o el elemento que indicaba cierta "pena".

La vida es juego, y en la danza entrelazada de eventos afortunados y desafortunados anteriores a nuestra existencia, contemporáneos a nuestra infancia (cuando aún no podíamos decidir), se marcaron ciertas reglas que tomamos y perpetuamos sin cuestionar, desplegando nuestra apuesta. Luego sobrevinieron las necesarias crisis con lo aprendido, la voluntad y posibilidad de ir cambiando recursos para vivir una vida más plena, en armonía con las personas que vamos descubriendo que queremos y necesitamos ser.

Vamos tomando el recurso "elección de recursos" para jugar nuestro juego, y entendemos que el universo siempre es más amplio que el recorte de formas de pensar y actuar que aprendimos por transmisión directa o indirecta, por UNA forma de interpretación nuestra o de otros.

No obstante, madurar es comprender también que NO TODO es seleccionable, electivo, optativo. Hay eventos que nos acontecen tengamos o no responsabilidad en esto, hay que actuar desde ahí. Desde donde estemos y como estemos.

La queja, la angustia permanente o su contracara el enojo, no tienen mayor sentido que la descarga emocional momentánea que nos prepare para la aceptación y el desafío de abordar la nueva dinámica del juego apostando a otras fortalezas que nacen de manera más firme de nuestras debilidades. Amar las debilidades es otro acto de aceptación que nos revela las condiciones por las cuales fueron posibles nuestros talentos.

Aceptación no es resignación.

La vida también nos plantea "AL QUE LE TOCA LE TOCA". La pregunta de ¿por qué a mi? es interesante reformularla y preguntarse ¿y por qué a mi no?". ¿qué privilegio creemos tener en la multiplicidad e infinitud de la existencia?.

Centrarse para seguir la apuesta de manera digna y productiva, descentrarse para aceptar las oportunidades y novedades de esa parte secreta del mundo para nosotros que tuvo que manifestarse justo ahí donde estábamos.


Siempre hay belleza por descubrir y construir...
esa es la parte del juego donde podemos volver a elegir

11 comentarios:

  1. Increíble el post, tu POR QUE A MI NO me hizo pensar en muchas cosas que están pasando en mi vida y en la de los que me rodean.
    Tenés razón siempre hay algo bueno ( belleza?) si uno mira adelante y construye a partir de los errores, para volver a elegir...Siempre.
    Sigo buscando el centro, no abandono ni abandonaré la búsqueda.

    A modo de anécdota es la frase que uso mi hija ( tenía 6 años) cuando murió su papá. Me miró fijamente y me dijo LO QUE TOCA,TOCA. Nunca lo olvidé.

    Beso enorme

    ( me encanta este nuevo diseño de página)

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, hay cosas que nos tocan y no podemos evitarlo, pero la actitud con la que las tomemos y lo que hagamos con ellas/ por ellas/ después de ellas es lo que marcará la diferencia y lo que sí podemos elegir (nuestro juego, como vos decís).
    Me encantó la frase de amar nuestras debilidades, primero porque no son tan malas en el fondo, si las sabemos aprovechar, la lucha de convivir con ellas nos enseña mucho, y después porque muchas veces son características que nos hacen especialmente sensibles a ciertas cosas y en la diversidad, el mundo necesita gente de todo tipo...

    Vir: que grande tu hijita, tan chiquita y tan sabia

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Comparto la apreciación de Campanita:

    VIR, TU HIJA TE DIO LAS PALABRAS CLAVES DESDE LA SENCILLEZ...

    A veces hay que recuperar esos conceptos y actitud de la niñez, esa sabiduría de la simpleza.

    Gracias por estar a las dos. Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias a las dos!

    azul sigue siendo la más sabia de esta casa, mucho más que su mamá ( yo)

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno sería, que desde nuestra realidad pudiéramos aplicar las cosas que de niños nos hacían sabios, como Azul por ejemplo. Lo importante es estar consciente de que si te toca es por algo, y siempre hay una puerta, o una ventana por donde ver el sol.

    Domingo sangriento domingo. Mañana a laburar, y al que le toca le toca. Nos toca a todos no? Si me saco el Quini les aviso.

    Besos, se los mando con el pibe del delivery.

    Andrés

    ResponderEliminar
  6. Ahora, licenciada, dijiste que había dos post y yo sólo veo uno! el otro, dónde está?

    Besos, este va con un remis, porque el pibe del delivery se quedó sin nafta y me llamó desde Gral. Paz y Donado.

    Andrés

    ResponderEliminar
  7. Jaja!! pasamos del stripper con roller al pibe del delivery que encima se queda sin nafta?!! nooooo mmm !!! ¿acá tengo que aplicar también al que le toca le toca y no quejarme?? :S

    Son dos nuevos posts para los que no están on line siempre. El del equilibrio no lo había pasado por mail.

    Besso!

    ResponderEliminar
  8. Comprendo. Perdón por no haber pensado en los que no están on line, o al pedo como yo.

    El remiser volvió, dice que tocó timbre y salió una señora mayor con un caniche. Me los trajo de nuevo. Mañana te los mando con un motoquero del laburo, ojo que este es taxi boy y baila en La Monica los viernes.

    Beso
    Me voy a dormir, me toca.
    Buena semana para todos (estoy muy charlatán)

    ResponderEliminar
  9. La Mónica!!! Dios... jaajaja!! y bueee "al que le toca le toca".

    ResponderEliminar
  10. Increiblemente cierto lo que decís Lore, que bueno!
    Plasmar en palabras algo tan aliviante como aceptarse como se es debe ser muy liberador. Gracias.
    "El que lo dice lo es" era una frase de mi infancia, para no hacerse cargo de lo que nos adjudicaban y no lo sentíamos nuestro.
    un Beso!

    ResponderEliminar
  11. Maxi: "el que lo dice lo es" es otra genialidad de la infancia!! totalmente... lo había olvidado, yo también lo decía, lo decíamos... y lo aceptábamos. Muy bueno ese aporte y da para un post eh??. gracias por pasar! BESOS

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!