domingo, 9 de agosto de 2009

La vida REAL en sueños

Hace algunas noches atrás, tuve un sueño de esos que podrían llamarse "pesadilla", que me tuvo trabajando varias horas durante mi estado onírico.

Despertaba asustada, y no encontraba calma ni siquiera al darme cuenta que estaba subsumida en un... sueño; es decir en una manifestación más de mi realidad, compartida con seres y situaciones que habitan en alguna intersección desconocida entre mi mente y mis emociones.

Volvía a dormirme y despertaba una y otra vez continuando la exhaustiva tarea de ese sueño que, por momentos, quebraba con desesperación sacando la cabeza hacia el estado de vigilia. No obstante, una necesidad imperiosa, me hundía nuevamente en la experiencia de seguir transitando esa historia que fluía en mi interior, exigiéndome vivirla; ... no sé si para resolverla; pero sí muy posiblemente para conocerla.

Siento que fueron horas y horas de vivenciar acontecimientos que no reconozco (y ni siquiera recuerdo) en lo literal; pero sé que son más míos que cualquier situación que pudiera vivir en el registro de la vida "despierta".

Los sentimientos, el miedo (por sobre todo), los pensamientos sobre mí misma, lo que podía y no enfrentar; me pertenecen tanto, que temo no saber en este momento, que versión de mí está despierta y está dormida.

Hubo un momento en el que sentí que debía despertarme. No sé que factores determinaron más que mis ojos finalmente se abrieran y mi mirada pudiera mantener la conexión con las paredes, las cortinas, las sábanas, los objetos de mi habitación que desde cada lugar me decían "volviste, ahora estás acá". No sé si fué una interrupción por la vida "externa" que me indicaba que era momento de que "inicie mi día", por tales y cuales motivos (de lo más conocidos); o si la vida interna prefirió replegarse nuevamente considerando que mi experiencia desconocida se había manifestado lo suficiente, ... o ambas cosas.

Un dolor de cabeza me alertó todo el día sobre la importancia de atender ese aspecto de mí, metaforizado en sueños que se hizo "pesadilla". Hay voces de ese sueño que resuenan. No quiero desoirlas, al contrario.

La conciencia abrumada rebalsa de sensaciones que se quedaron conmigo. Algo nuevo quiere emerger, algo actual le quiere dar lugar, pero mantiene una tensión con el pasado o con una serie de pensamientos conocidos que, por su condición, intentan ser los únicos capaces de otorgar identidad.

Una corriente nueva de ideas, o una forma diferente de las actuales, está a punto de abrir algunos espacios y cerrar otros.

El escenario tendrá la iluminación adecuada para que las escenas vividas puedan ser "bien" interpretadas. Cambiar el foco para resaltar lo importante de lo accesorio. Los sueños son iluminadores.

El caudal de sentimientos y palabras debe permitir fluir, no ahogarse, ni estancarse. La armonía y la liviandad son el desenlace sobre el cual buscamos continuar. Las pesadillas se resuelven en la liviandad del encuentro con uno mismo.

Limpiar, liberar espacio. Las puertas de la percepción se abrirán aún más hacia un estímulo innovador que catalice, y de lugar a una nueva movilidad de mi mente y mi espíritu.

Mi cuerpo y mi alma seguirán las oportunidades que despliegan, con mayor injerencia en el rumbo que van tomando algunas cosas.

Que los aspectos que "pesan" puedan ser aceptados y transformados, no todos; pero si aquellos que le hacen boicot a nuestras ganas.

Que los deseos puedan ser cumplidos... que estemos concientes de aquello que nos impulsa y de lo que nos hace obstáculo.

Los sueños son la forma vívida de acceder a nuestro ser. Los sueños son nuestra realidad más íntima. Son testimonio de los miedos y deseos. Las sensaciones al dormir y al despertar también nos cuentan algo.

Los sueños muestran aquello que necesita una forma de exterioridad. No están separados de la vida "real", son parte de la vida real.

La fantasía vía sueño es un mensaje fundamental ya entregado.

Entre lo conocido y lo desconocido sucede aquello que llamamos "nuestra vida".

Cada deseo encierra un temor, y cada temor un deseo.

6 comentarios:

  1. Canté Pri! canté pri. Jodete gurí. Solía decir de niño cuando jugábamos entre amigos.

    Me quedo con una línea que encierra muchas cosas "Los sueños son iluminadores". Posta. Realmente cierto.
    Ojalá uno pudiera recordar, comprender lo que dicen los sueños. Y muchas veces seguir sus consejos, esa parte que no duerme mientras dormimos es la que la tiene mas clara.
    Una vez soñé con una tortuga, sentía que se me había quedado atascada en mi mano derecha (entre la cabeza y el caparazón) y que no podía zafarme, sensación horrible que se convirtió en pesadilla. El sueño llegó en una etapa importante en mi vida, en donde necesitaba cambios, accionar la palanca. Al tiempo comprendí lo que significaba cuando comprendí que las tortugas no me provocan el mas mínimo movimiento y que las considero un sinónimo de estanqueidad. Mensaje loco, que comprendí a mi manera. Se que no importa mucho mi sueño, pero venía al caso.
    Que vivan, en nosotros, las pesadillas. Son los mejores detonadores cuando se busca la evolución.
    Te sigo a muerte, aunque me envíen a un centenar de aliens en los sueños.

    Besotes
    sérdnA

    ResponderEliminar
  2. jaja, utilicé 3 veces el "comprendí"... quedó claro, no?
    marche un diccionario de sinónimos y antónimooos!

    Mas besos,
    Speed Turtle

    ResponderEliminar
  3. "Mr.Ser Andina": Cómo que no importan tus sueños!! es lo que más importa!

    Speed Turtle es lo más! lograr zafarse de la quietud y de suicidarse con ella (suicidio aburrido si los hay, ja) viene mas que al caso!.

    Gracias , yo también te sigo y te valoro en todos los estadíos de tu evolución.

    ResponderEliminar
  4. quiero dejar una opinion..puedo? a los dos...a lore y al del comentario... me pasa algo cuando entro a los blogs..la longitud...hay algo en esto de la virtualidad que creo tiene que ver con los tiempos efimeros, por mas bueno que sea el texto no puedo seguirlo completo entonces leo hasta casi la mitad e inmediatamente salto al final. siento que siempre estoy apurada. no me pasa lo mismo con textos cortos. creo que la compu es para eso...para ratitos, la vida esta afuera. incluso los sueños:perdon si no sigo el blog como deberia pero vivo mas fuera de la compu que en ella.. y es mucho mas divertido. besos me voy a la pileta en un rato...a nadar porque en la compu no puedo ja!!!
    Fer Batalla

    ResponderEliminar
  5. Como no vas a poder AMIGA! no tenes que pedir permiso. A mi también me pasa lo que decis muchas veces, es que los Blogs son invitaciones a leer y uno lee todo cuando tiene ganas, cuando uno va a buscar el material que le interesa. Asi que si lees algunos post completos, otros salticando y muchos otros no los lees me honra igual con que pases a visitarme de a ratos, a contarme lo que quieras, cuando tengas ganas... :)
    La vida está en todos lados, y es el espíritu de este post: sueños, realidad, adentro, afuera... todo relativo no?. Yo escribo para que cada vez seamos más los que nos animemos a vivir los sueños o reconocerlos cuando están sucediendo.
    El espacio virtual, sí,,, un uso moderado como todo, es sano; pero... no reniegues tanto que linda sopresa para tu vida encontraste por estos lares!! jajaja. te quiero Feeer!

    ResponderEliminar
  6. Para tener en cuenta el comentario de Fer Batalla. A mí me pasa lo mismo, los textos largos me aburren y salto al final, o los leo como buscando resumir y poder llegar al final. Acá termino el comentario, no la quiero hacer larga, para no aburrir vió.
    Beso
    Andr (acá se corta)

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!