domingo, 27 de septiembre de 2009

Amor incondicional


El amor incondicional es una expresión extrema, desmesurada y, por lo tanto, un deseo poco conveniente.

No existe ni creo que sea bueno pretender un amor sin condiciones.

Amar incondicionalmente supone un repliegue del propio ser, de las propias necesidades, por temor a ser abandonado o no querido.

Aquel que pide un amor incondicional, en definitiva, tiene demasiadas condiciones para brindar el suyo. En el mismo acto en el que anhela contar con las no condiciones del otro, está imponiendo(se) la mayor y más cruel condición: no crecer.

¿Y por qué las personas deberíamos crecer o madurar?. Porque comprender la dinámica de la existencia, y la nuestra dentro de la misma, es lo único que permite la realización de una vida más plena y posible (para todos).

Podríamos pensar que el único amor que supera cualquier efecto en su vida y dolor para seguir acompañando, es el de una madre; pero más aún en este vínculo el amor debe manifestarse a través de firmes condiciones - un espacio con oportunidades y restricciones - para ayudar al niño a madurar, a hacerse responsable de sus propios actos e ir logrando una forma de vida que, con el necesario tiempo y esfuerzo, podrá moldear a sus "propias condiciones de existencia" una vez identificadas.

No hay ámbito o manifestación de la vida que pueda ser definible, y por lo tanto existir, sin que se delimiten las tendencias y las relaciones en juego.

Hay tensiones que mantener porque son las que sostienen los vínculos. La pura descarga, no deja restos para redefinir las condiciones de ninguna posibilidad.

Si del otro lado tenemos a alguien que se adapta a nuestras condiciones para amar y no manifiesta las suyas; no hay dudas de que se ha anulado como persona con los deseos y las necesidades que lo definen como tal (singular y distinta a las demás, con una historia, un presente y una proyección de su ser, únicos).

Quien se ha anulado como persona, se ha "cosificado" y sólo quien pretende interactuar con "cosas" puede desplegar amor sin condiciones y contar con que del otro lado no las habrá (y hasta esto es relativo; pero a los fines de esta explicación podemos dejar la idea hasta acá). Quien necesita llevar este mismo esquema de relación a las personas, está pretendiendo que el otro soporte sus condiciones, o que las condiciones del otro se anulen y/o sirvan únicamente como plataforma para deslizar su vida.
El amor siempre tiene condiciones: que las explicitemos o no es una elección, y cada elección traerá sus consecuencias; no obstante lo que es deseable en cualquiera de los casos, es que las personas involucradas en tal pacto (dicho o no dicho) asuman y comprendan sobre qué bases está funcionando el vínculo (aunque disfuncione), porque sólo de esta manera asimilará y capitalizará los logros y los fracasos que se sucedan.
Cuando los pactos no son explícitos, operan muy fuertemente de manera implícita, latente, y esto otorga un poder determinante a los malosentendidos, a los desengaños, a la sumisión y a su contraparte la manipulación perversa (elementos siempre presentes en el amor incondicional, seamos o no conscientes de esto).

Quien sueña y hasta se anima a pretender un amor incondicional, debería revisar qué pasa con su egoismo, su incapacidad de crecer, de creer, de aceptar, de asumir y de CAMBIAR.

El tipo de condiciones, y la expresión de cada una de ellas, es lo que debería revisarse y consensuarse (o no) con el otro para elegir si quedarnos o no en una relación.
De esta manera, podemos hallar la expresión del amor más puro: el que sabe respetar las mejores condiciones para la vida de los relacionados.

Me gusta el amor AMOR NOBLE: el que respeta, enaltece, tiene vocación para superar los desafíos o conflictos, CREA, RECREA y nos expande.

10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ay lorena...
    que manera de hacerme pensar
    me puse a revisar mi vida y la encontré colmada de manipulaciones y sumisiones en todas las relaciones humanas de las que he formado parte.
    a mí también me gusta el amor noble que crea y recrea pero muchas veces me pregunto que carga emocional de incondicionalidad le agregamos para cambiarlo, hacerlo mutar en su esencia y transformarlo por mecanismos que no podemos explicarlos ni a nosotros mismos...
    tal vez sea simplemente miedo,lo noble paraliza más que lo perverso en muchos casos.
    beso

    ResponderEliminar
  3. Lleva vidas, aciertos y errores, completar la línea para llegar al amor noble. Ese desinteresado que no pide nada a cambio, que crea y recrea como bien decís, y que todo lo da. Es tan difícil, siempre ha sido difícil, en este mundo viciado de egos con navaja, de realidades distintas y necesidades absurdas. Lo importante es sentirse en la vía, y el camino comienza cuando uno reconoce haber vivido (de una manera o de la otra) esa experiencia. Tenemos tanto que aprender, y aprehender, para poder soltar, y descubrir que se puede dar sin condiciones, que justamente lo mejor es el hueco que queda entre lo que el otro recibe cuando se lo das, o viceversa. Me fui de mambo, me excedí, qué se yo. Me gusta tu posteo, me gusta lo que escribís, cómo planteás las cosas, porque además de cantar una cruda realidad que a cualquier vulnerable le puede molestar tirás siempre un salvavidas para salir a flote y subirse al barco, seguir navegando. De eso se trata.
    En esta etapa emocionalmente carnívora, que me mordisquea el alma, y empezando a tirar un poco el paredón que siempre me separó del resto te dejo el mejor de los besos, y un abrazote calentito. Te quiero mujer, amiga, persona, ser especial.

    Besote
    El Insensible

    ResponderEliminar
  4. Vir y Andres: todos los matices de este tema, desde lo que comenta Vir hasta la intención que le da Andres, son ciertos.

    Creo, que si las condiciones que sustentan los vínculos responden a valores admitidos por nosotros, estamos dentro de una relación sana.

    Para amar sin condiciones tendríamos que ser todos puercoespines sin púas (o sea no ser lo que somos) o habernos transformados TODOS en seres muy evolucionados, de luz, (todos).

    Es un tema difícil, yo aún me quedo pensándolo.

    Besos muchos!! Con la condición de que nos sigamos frecuentando y compartiendo la vida a como se de!! :)

    ResponderEliminar
  5. te tomo la palabra
    a como se de!!!
    ( aunque me preocupa un poco la etapa carnívora de andrés ... jejej)
    beso

    ResponderEliminar
  6. Jajaja!!! Andres es así: sino se encierra entre paredones, te come!!! sin estadios intermedios! buuuuu TE QUIERO AMIGO!
    Plutón está haciendo estragos! qué lindo... ahhhh ya te contaré - o le contaré al mundo por acá - mi experiencia astrológica. Muy buena!!

    ResponderEliminar
  7. Lore, nunca te comí... lástima. Jajaja. Buuuu. Yo también te quiero. Estoy en una etapa llena de terremotos, cataclismos, que llevan a buen puerto, me siento como si hubiera llevado la conciencia a un lavadero, el pibe que está con la manguera no para de pasarle el trapo rejilla, ojalá comience a brillar pronto.
    Plutón es un puto, a mí me está moviendo las fichas mal, pero mal, no sabés! jaja, pero me la banco. Machito cantó la partera. Contanos tu experiencia astrológica, la espero con ansias, y pasame los datos de tu carta así la chusmeo un rato!!! jaja
    Te mando un beso direccionado, tipo misil, cuidado que es potente, no vale escudarse detrás de un paredón.

    Vir! no sabés los guisitos que estoy comiendo! jaja

    besos
    El Insensible

    ResponderEliminar
  8. muy bueno e interesante, la verdad que es tremendo para reflexionar.
    Tendré este texto en cuanta y lo leeré varias veces

    un saludo grande

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, Lore! y eso que me gusta practicar el amor incondicional, pero me aportaste una mirada del tema.

    La incondicionalidad, el egoismo malentendido, la exigencia de pertenencia es lo peligroso para mi, pero concebir la incondicionalidad como que no se va a estar midiendo con vara siempre todo, sino como un oído donde reposar, está bueno también, no?

    Hace poco me salió esto en mi blog sobre el Amor
    incondicional

    A mi me sirve para expandir pensarlo así, para esta visión que me aportás me abre los ojos en otras tantas.
    Como siempre, un placer para por aquí.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!