jueves, 28 de enero de 2010

¿Por dónde empiezo?

"Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho".
Antoine De Saint Exupery



Por soñar y servirte de tus ilusiones. Por pintar con ellas los colores de un mundo que se hará posible o no, a medida que transcurra.
Por tener una cosmovisión, un sentido de la vida, de tu vida, que te motive a hacer, que potencie tu ser.
Por percibir cada instante de tu día como una pieza única de la composición que tenes y de la que anhelas.
Por dar pasos entusiastas y valorar los avances. Por sentarte a pensar, a descansar, a llorar cuando lo necesites. Por recostarte en el camino y hacerte "una bolita" cuando necesites darte calor, y dejar que el sol te tibie o que la luna te ilumine. Por descansar para calmar el mal, y levantarte de a poquito a mirar nuevamente el paisaje y volver a colorearlo.
Por no dejar que lo más cotidiano permanezca mudo, que todo te cuente la historia que vas trazando. Que el camino impredecible y errático te envuelva en su misterio, te encante, te fascine, te asuste, te detenga un poco, te impulse nuevamente.
Por entender que no existen los sentidos únicos, que cada uno de nosotros tiene el criterio de realidad que mejor lo compense en el marco del respeto hacia si mismo y hacia los otros.
Por comprender que esa "verdad" que se va definiendo en los sentidos que nos guían, las emociones que se generan y nos identifican,es la única que merece la pena... sí la pena también, porque ser uno mismo duele, pero vale más que cualquier sonrisa impostada por el cumplimiento del deseo de otros a condición de la postergación o derogación del propio.

¿Por donde empiezo? todos los días tenemos que empezar por alguno de estos lugares. Todos los días es un inicio. Y en esos inicios se plasman hechos que se convierten en metas logradas, en caminos andados, en decisiones tomadas y rumbos inciertos que se van transitando en terrenos explorados.

Si lo que prevalece es intentar sentirnos seguros por los objetos que podamos tener, por los mandatos sociales que podamos cumplir, porque los proyectos se cursen de la forma en que los preconcebimos, corremos el riesgo de perdernos (y quizás nunca saberlo) en un camino desmistificado que no nos lleve a ninguna parte interesante de nuestra existencia.


Imagen de un viaje que hice hace unos pocos veranos,
y que considero un símbolo en mi vida del hacer sin saber, pero con sentido.    

lunes, 25 de enero de 2010

Lo que NO



¿Tedio o pasión? Pasión.
¿Tedio o dolor? Dolor.
¿Tedio o incertidumbre: Incertidumbre.
¿Tedio o miedo? Miedo... (para atravesar).

"Cada uno soporta lo que puede soportar" y aunque a veces crea no resistir más ciertas angustias, hay algo que claramente no soporto, y no lo soporto porque no me ocurre y no me ocurre porque no lo genero: el aburrimiento, la falta de ganas, de vivir con el deseo de otras cosas que aparentemente nunca sucederán, de cerrarme en una vida donde se recorta del campo de las posibilidades aquello que me hace vibrar, donde queda afuera lo que soy. Ahí no soy. Soy en otros lugares más o menos felices, pero soy donde puedo ser y reconocerme a gusto.

"A todos nos sucede lo que sucede". Siempre hay algo nuestro que marca tendencia, ahí está nuestra capacidad de ser, nuestro estilo de vivir, dejando la impronta de quienes estamos pudiendo ser en cada etapa, en cada uno de los aspectos de nuestra vida.

Ahí estamos nosotros.  "Eso" es lo que se repite, define la apuesta, deja huella.  Lo demás es anecdótico, es consecuencia. Ni bueni ni malo en sí mismo. Ni más ni menos que "eso".

martes, 12 de enero de 2010

Para tu provocación...

... tengo amor y confianza en mis elecciones.
... tengo sentimientos positivos que transforman tus miserias en mis virtudes, tus limitaciones en mis amplitudes...
tu rigidez del pensamiento en la versatilidad de mi alma.



sábado, 9 de enero de 2010

Los artefactos y yo. Confesión testimonial.

Hace años que noto un extraño fenómeno en mí. Los artefactos que me rodean reaccionan a mi energía.
No sé si alguna vez les pasó, pero ocurre siempre que estoy con alguna energía "especial", algo sucede con los equipos más cercanos: pc, teléfono, aire acondicionado, microondas...
Cuando no estallo yo, estallan los artefactos a mi alrededor, lo cual me avisa que algo debo hacer con el monto de angustia/bronca que trato  de acomodar. Todo tiene su costo en la vida y nada es sin consecuencias. Uno elije.  Yo por ahora sigo arreglando o comprando electrodomésticos cada vez que  los vigentes absorben mi estridencia... creo que contribuyen a mi neutralización. Al menos logro animar objetos y no desanimar personas... (desanimar de sacarles el alma).
Siempre que me pasa me acuerdo de la escena de ET y su plantita. No es lo mismo, pero es similar.