viernes, 19 de febrero de 2010

Debilidad que encubre omnipotencia



La conciencia de finitud, nos motiva a vivir.
Aquellas personas que presentan rodeos mentales, postergaciones, formas histéricas de la conducta, tendencia a la depresión, a quedarse en una decodificación desesperanzada de la vida; aquellos que en vez de dejarse inundar por los deseos que lanza o ensaya su corazón, juegan a especular con sus conductas la reacción de los otros (a quienes quieren ubicar en el lugar que les conviene en cada momento, antes de que los lleven a sentir sensaciones placenteras y/o incómodas que temen no poder manejar), creen - aunque no lo sepan - que son inmortales. Si tuvieran conciencia de la muerte, se lanzarían al amor, a las vivencias de sus pasiones compartidas en el aquí y el ahora, sin que importe demasiado los resultados.
Quienes viven sabiéndose mortales buscan ser testigos de su propia trascendencia, aprovechando la oportunidad de vivir la experiencia de ser en cada acto en relación amorosa con otros, siendo parte del cosmos y sus leyes manifestándose a cada momento.
Vivimos en la era de la sensibilidad defensiva. Muchos se muestran débiles y uno puede ver, más que en cualquier sufriente auténtico, cierto regodeo en su angustia. Encubren un sentimiento de omnipotencia por el cual no asumen la muerte, y actúan como si sus pensamientos y temores, sus perversiones a veces atenuadas por el amor que pudieron recibir a tiempo (es decir, por un "azar causal" aunque cueste reconocerlo), les permitiera conducir y reconducir la vida a su antojo.

La planificación y moderación excesiva es negación del presente, es negación de la necesidad de amor. El tiempo de decir, amar, buscar, encontrar, hacer, deshacer, levantarse y recomenzar es ahora. No me refiero a concretar grandes proyectos, me refiero a la forma del hacer cotidiano que puede acompañar de la mejor manera los emprendimientos que podamos tener.
El momento ideal está en el plano de las ideas. El momento real es este donde tenemos la posibilidad de tocar, abrazar, sentir, comunicar y dejarse comunicar en palabras y gestos.

Estamos a tiempo a la vez que en tiempo de descuento; al menos para esta dimensión de la vida si es que a la vez quieren creer en otras. Si las hubiera, de todos modos, no tendremos los registros de lo que pudimos hacer acá.

Bienvenidos a la jungla del hoy que es nuestro paraíso posible; o viceversa, lo misma da.
Hacemos bien en apostar a la vida creyendo en la muerte.

14 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. tenia un jefe que siempre me decia, que el hombre es el unico ser que vive angustiado por su muerte.
    este post me hizo acordar eso que me decia a diario
    saludos!
    menage

    ResponderEliminar
  3. Está claro que vivir el presente con toda esa intensidad aporta beneficios, ahora yo no sabía que un depresivo se cree inmortal, es posible.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Otra descripción exacta de algo que se ve a diario, cada vez con mayor intensidad. Quien escapa a las leyes del universo es, comunmente, alguien que carece de ley propia, manejado por el abogado corrupto de su corazón. Prefiero abrazar al jurado, aunque ya esté condenado, reírme del juez, y correr a abrazar a los míos (también condenados) a decirles lo que siento. Vamos carajo, que hoy es viernes, hay un lindo vientito soplando debajo de las patas. Ja!

    Me perdí, bastante. Estoy abocado a la música, disfrutando todo. Es un placer saberte siempre viva, mostrando al mundo la inmensa luz que llevás en los bolsillos. Te quiero rulitos.

    sérdnA

    ResponderEliminar
  5. lo contaste tal cual y te cuento que la frase estamos a tiempo a la vez que en tiempo de descuento me da vueltas...
    estuve perdida pero siempre vuelvo
    beso lorena!

    ResponderEliminar
  6. Me hiciste recordar aquellas charlas eternas sobre el sentido de las cosas que teníamos aproximadamente a los 15 (y desde entonces) en las que en una mezcla de sorpresa, risa y miedo "caíamos en la cuenta" de que algún día nos íbamos a morir y entonces todos los problemas de aquellos días cobraban otra dimensión... al menos por un rato... parece que nos veo a las cuatro alrededor de la mesa del comedor de mi casa :)

    ResponderEliminar
  7. Esteban: es así, a veces nos angustiamos por demás y otras veces olvidamos ese fin ineludible. A vivir que son dos dìas! besos!

    Andres: siempre tan lindo... tus comentarios son poesía y mimos. Besos!! te quiero también.

    Vir: sos siempre bienvenida!! se te extrañaba aunque sè que estas. beso!

    Campa: yo también nos estoy viendo... varias frases e imàgenes en torno a este tema. "veo a travès de los agujeros de los ojos"!!! era la señal de que debíamos volver del viaje... (me sigue pasando). Beso amiga!

    ResponderEliminar
  8. Jose Jaime: los neuróticos obsesivos e histéricos portan una contradicción que intenta postergar, negando el ser. Lo de la depresión "puede ser" como vos decís, yo creo que es una forma,muchas veces, no elegida de creer que la vida es otra cosa, en vez de vivirla tal cual es. Un post como este intenta ayudar a levantarse y seguir. gracias por pasar siempre!!! un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Excelente texto, Licenciada, excelente

    Deberíamos empezar a disfrutar la vida, el presente, sabiendo que moriremos, dejar las preocupaciones y culpas de lado que no hacen más que amargar el valioso presente

    BEsos

    ResponderEliminar
  10. Dos ideas me parecen interesantes: la sensibilidad defensiva y el regodeo en la angustia. Sobre todo la segunda. Es más, creo que sería una buena definición de mi blog. ¿Cómo se hace para saltar ese cerco y probar modos más saludables para ser felices? Me encanta un blog psicológico. Te voy a sumar en mi blogroll!! Saludos

    voyacambiar.wordpres.com

    ResponderEliminar
  11. Mucho muy cierto, Lore! Y viste que eso de sentir identificación nos lleva a tomar lo que leemos como en sintonía con lo que venimos pensando...

    Me gusto despertar a la idea de que se creen inmortales los que operan especulativamente. Juste anduve posteando sobre algo por el estilo en mi blog no neurótico, sólo que menos claro que estas bellas palabras que te salen. Toda una psicóloga con una explicación simple y rotunda.

    Sabés que en mi viaje me llegó un libro que me lo estoy terminando de devorar, que se llama El juego cósmico, de Stanislav Grof. Potente, ordenador, rumbeador!

    Fuerte abrazo, nos vemos!

    ResponderEliminar
  12. Diego: gracias! así es. la idea es impulsarnos en esa forma de vida. Besos!!

    Voyacambiar: Tu nick y título del Blog ya plantea un desafío que me interesa mucho. Como te dije me gustó lo que leí en tu espacio, así que nos seguimos mutuamente! abrazo

    Maxi: Què alegrìa leerte por acà. Voy a considerar el libro que me decís, me alegran como siempre nuestros contactos y mutuos aportes! besos!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Lorena, que bueno este post!! me viene perfecto en este momento especial de mi vida, donde recoradar que somos mortales ayuda a mover ciertas piezas.
    Un beso grande!
    Eugenia

    ResponderEliminar
  14. Hola Euge!! qué bueno, la idea es potenciarnos para animarnos a mover piezas, en general sabemos lo que tenemos que hacer,sólo falta sacar los cuidados de la mente y de última ponerlos directamente en la acción. Te contacto en estos dìas por lo que veníamos hablando. BESO ENORME!!!

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!