sábado, 31 de julio de 2010

Sympathy for the devil


Todos tenemos nuestro demonio. No digo todos tenemos UN demonio, porque no hay posesión por entes externos. Digo: todos tenemos NUESTRO demonio, porque todos tenemos una parte "Lucifer" (portadora de luz) que en su estado embrionario ya estaba muy por encima de todo lo que logramos ser.

El germen de nuestro yo verdadero, en algún momento, modificó su desarrollo hacia derroteros tenebrosos, que ocultan su verdadera naturaleza luminosa por efecto de un desamor primario.

Cuanto más sádico es hacia adentro, más vestido de ternura e inocencia se muestra hacia afuera.
Cuanto mas perverso es con el mundo externo, más débil y lastimado está en la oscuridad de su  alma.
                                  ¿De qué lado estas? no hay muchas más opciones.

Les deseo a todos que despierten cuando la vida los ponga frente a su demonio; que lo conozcan, descubran su naturaleza, cuándo se originó y por qué. Qué forma suele tener, cómo se presenta, en qué herida del corazón se aloja y en cuáles actitudes defensivas, contra ese dolor original, habita.

Les deseo que lo quieran ver, que experimenten el miedo, que se acerquen y comiencen a hablarle pero fundamentalmente que lo puedan escuchar y comprender. Que lleguen a convivir con él el tiempo necesario, que lo vean dar vueltas en su habitación, que se acostumbren a él hasta que no lo soporten más, que quieran escapar para darse cuenta, lo antes posible, que cuanto más huyan más se transformarán en un holograma de su existencia.

Que cuanto mayor sea la fuerza de esa huida, mas voraz e inminentes serán las consecuencias de su presencia.

Que no lo quieran tapar o acallar con sonidos de risas ajenas, porque su grito de amor puro silenciado siempre puja con estruendos. Que no lo quieran desandar porque él mismo es huella que conduce hacia la vedadera liberación. Lo mejor es poner los pies dentro de cada pisada y seguirlas...andarlas para desandar ese camino de naturaleza extraviada.

En los momentos de crisis no estamos solos, estamos en compañía de nuestro demonio. Es la única oportunidad que tenemos de reorientar el rumbo y comenzar a hacer lo que somos y vinimos "a SER"  a esta vida.


"lo mejor de nuestra piel es que no nos deja huir"
                                      "serás lo que debas ser o no serás nada"
                         
                                        (aunque intentes ser muchas otras cosas)

jueves, 8 de julio de 2010

Dicho entre amigas II

El cambio es todo lo contrario a la búsqueda de seguridad. Es "bancarse" el vacío, la angustia del vacío existencial (no cualquier vacío). Es no tener idea para donde ir, e ir igual. Es percibir la realidad amorfa y empezar a moldearla, a reconstruirla, con nuevos sentidos y sin referencias, porque las anteriores ya no nos sirven.

Creo que el mejor camino siempre es ser uno mismo, con esas ganas que sólo salen de las entrañas (las más puras). Aceptarse, amarse, amar al otro y respetarlo; y que ninguna decisión a tomar dependa de la búsqueda de seguridad; sino que dependa de la necesidad de SEGUIR SIENDO UNO MISMO.

Esperar a estar seguro, a no tener miedo, para actuar es escuchar los miedos y dejarse convencer por ellos.

Así también lo entiende Osho, en su libro "Coraje"

"No puedes ser sincero si no eres valiente.
No puedes ser amoroso si no eres valiente.
No puedes confiar si no eres valiente.
No puedes investigar la realidad si no eres valiente.
Por tanto, la valentía va primero
y todo lo demás va después"

"La persona valiente se adentra en lo desconocido a pesar de todos los miedos"