sábado, 19 de marzo de 2011

Momentos clave de la vida - IV

Hay un momento en la vida en el cual es importante que podamos abrazarnos y, en ese acto, abrazar nuestras debilidades y fortalezas, nuestros logros y fracasos; tal como son y como fueron.

Todo fué y es de la única manera posible para nuestro devenir. No tiene sentido pensar en "cómo hubiera sido si"... porque eso no sucedió y no podía haber sucedido así para nosotros.

Nuestra mente prestó atención a nuestros miedos, a nuestro ego, a nuestra culpa y nos llevó a vivir determinadas experiencias. Nuestra esencia pidió o pide encausarse y ese llamado del corazón y de la verdad es el que nos salva.

Porque no hay vida posible para aquel que no es quien tiene que ser. Nuestros dolores más profundos, siempre, albergaron la posibilidad de nuestra verdadera liberación.

Los momentos en que no pudimos ser auténticos, nos mostraron el sufrimiento de la imposición y la impostura; pero también nos permitieron conocer nuestras debilidades para poder integrarlas a nuestras fortalezas y ser mejores personas.

Qué importante es nunca desistir de superarnos en aquellas cosas que obstaculizan la realización de nuestros proyectos, las relaciones con otros, el acariciar un sueño.

¿Por qué?

Porque ese sueño, ese esfuerzo y  todo lo que podamos compartir y aprender con  otros, son lo único que dan sentido a la vida.

(más allá y más acá de lo conseguido).

Cuando nos sentimos íntegros e integrados, estamos muy cerca de nuestra misión personal.
Una muy buena: Es fácil identificarlo.




5 comentarios:

  1. y cuando nos alejamos de nosotros mismos, de lo que queríamos, de lo que necesitábamos (y pasa tan fácilmente, sin quererlo) sentimos esa desintegración, esa pérdida de IDENTIDAD... es cierto, a cierta altura de la vida empieza a resultar fácil darse cuenta, es como una alarma que suena, pero sigue siendo difícil encauzarse hacia el deseo.
    Una mala: no se consigue de una vez y para siempre, es un trabajo constante y de toda la vida.
    besos amiga, compañera de misiones...

    ResponderEliminar
  2. Así de cierto como lo decís, comparto totalmente.
    Gracias por estar siempre como parte estructural de mi "encausamiento"!

    besos amiga :)

    ResponderEliminar
  3. Excelente! Me sirvió mucho leer tu texto porque muchas veces pierdo el rumbo y a veces no es fácil volver a encontrarlo. Lo importante es darse cuenta que lo perdemos para volver a retomarlo y al final todo sirve para aprender, crecer y para seguir adelante.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mariana! tu reflexión sobre la mía es muy acertada. Hay que seguir adelante, con la entereza que nos da aprender de las experiencias y refundarnos siempre desde el amor. besos!

    ResponderEliminar
  5. Yo perdí el rumbo en el 2010 cuando perdí a mi compañero, mucho más joven que yo. Creí morir y ahora al cabo de los dos años y gracias a ustedes, mis amigos es que comienzo a darle un sentido a mi vida de nuevo.
    Gracias Lore, por entregarnos este pedacito de tus reflexiones.

    Un beso

    Hoy estrené un nuevo blog: se llama CUBABELLA es sólo fotografías . Será como un lago para refrescar . Si te apetece algún día, en vez de irte al Ciber Mundo, te bañas en una de mis playas. Vale?

    http://cubagelois.blogspot.com.es/
    http://gelois49.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!