lunes, 7 de noviembre de 2011

Llenar el vacío de sentido, sin tapar agujeros




Todos libramos batallas internas. Todos.
Seamos conscientes o no de ello.
Si somos conscientes, la posición que pueda tomarse para la contienda es la más favorable.

Admiro y valoro a todo aquel que confronta y atraviesa sus propios fantasmas sin lastimar los sueños, las esperanzas, la confianza y la integridad de los demás.
Que suma a su lucha el esfuerzo, que muchas veces requiere, cuidar al otro en las consecuencias de las propias acciones, por más inminentes y necesarias que parezcan.
Que comprende que eso lo llevará, siempre, al mejor lugar posible aunque muchas veces tarde en vislumbrarse.

Cada vez menos las personas pueden manejar el simbolismo y la fantasía para desapegarse de sus monstruos y sus miedos; más aún cuando se presentifican en determinadas personas o situaciones que los reavivan.

La sobreestimulación sin posibilidad de asimilación consciente, la alta celeridad de estos tiempos, la ansiedad, el miedo a asumir el dolor y adentrarse en él para volverlo aprendizaje, la falta de límites y de amor verdadero, producen estados de inmadurez emocional riesgosos que conllevan a la actuación de muchas conductas agresivas, violentas de carácter perverso que no deberían pasar al plano real.

(Que pasarían en mucha menor medida al plano real si las instancias de amor, diferenciación, de transmisión del "hacerse cargo" y del respeto hubieran funcionado bien desde la relación padres-hijos... desde la generación de los cimientos...)

No estoy hablando, solamente, de guerras, homicidios y delincuencia. Hablo especialmente, de las relaciones humanas más cercanas.


"No hay pan que tape el agujero, el de la angustia existencial"

EL costo más alto, personal y social, se paga cuando nos resistimos a pagar los costos de lo que vamos siendo y haciendo.

- Conócete a ti mismo y serás libre.
- Quien pueda gobernarse a sí mismo, tiene conquistada la existencia.
- El mejor lugar para habitar, es habitarse uno mismo siendo responsable de su vida en amorosa correspondencia con los demás.


"Nadie escapa a lo que genera"



3 comentarios:

  1. "Con la gente que tropiezo sufren del mismo dolor..."

    Bella canción, en lo cierto de este dolor ante el sinsentido y el hastío que nos embarga a menudo.

    "No hay mejor ni peor"

    La empatía en nuestra circunstancia,
    la conciencia profunda y amorosa
    y la responsabilidad de hacerle frente
    son los únicos calmantes
    del dolor existencial que conozco.

    Una entrada muy poderosa, muy honda, Lore!!!

    Beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Hola Fer! y agrego la aceptación también, de que las cosas son como son, que la existencia no tiene nada personal con nosotros, y que nosotros somos responsables sobre lo que nos sucede, los únicos capaces de transformar la adversidad en algo menos doloroso y hasta productivo, sin daños a terceros...
    Beso enorme!! que tengas buen día!

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo Lore, debemos aceptarnos y luego forjar nosotros mismos el camino.

    Cuando somos libres, cuando nos liberamos del que dirán, es cuando podemos elevarnos y ser nosotros mismos.

    Un texto para reflexionar.

    Un beso,

    http://gelois49.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Cada comentario florece y da sus frutos en el Tiempo de las Cerezas. ¡Aprovechá, es la temporada!