sábado, 25 de febrero de 2012

La invención de uno mismo




La misión personal es aquella que nos hace sentir que estamos expresando nuestra particular forma de tramitar el legado familiar, desplegando nuestra escencia; mientras embellecemos nuestra vida y la de otros.

El corazón se reconforta, y sentimos que hay correspondencia entre nosotros y el mundo desde lo constructivo. Hallarla es sentir que el pasado no pesa y el futuro no asusta.

Lo que ya estaba antes de que nacierámos, el pasado que transitamos y que por momentos sentimos que "nos transitó", puede ser integrado en un presente que proyecte hacia el exterior aquello que sabemos hacer mejor y que es bueno para todos.

Muchas veces hay que desarrollar un tarea adquirida para encontrarnos con esa experiencia, quizás difícil y hasta traumática,  que nos enfrente a la oportunidad de descubrir y desplegar nuestro talento personal: para vivir, amar y trabajar.


La invención de Hugo Cabret, es una delicia cinematográfica. Haberla disfrutado con mi sobrino, es una de las delicias de mi vida.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Mociones

Una llave colgante que se mueve sola, se acelera cuando me acerco.
Un halo místico permanente.
Un secreto revelado desde siempre.
Un amor tan fuerte como el dolor de las pérdidas.
La atracción de la belleza.
El relieve encantador de la angustia.
La admiración por la propia valentía.
El gusto por lo diferente.
Las cosas que nunca están dadas.
Lo que siempre merece ser valorado y cuidado.
Nada es seguro, nada.
Todo es incierto, todo.
Las decisiones importantes siempre latentes y siempre ejecutadas.
El vértigo de lo rotundo.
La adrenalina de la pasión.
La locura tan cerca. Lo maravilloso de la locura.
La hipersensibilidad para captar lo tremendo de la vida, sin pedirle nada a cambio.
La música profundizando la propia existencia y cableando a tierra  existencia y deseo.
El grito de la verdad, siempre es más fuerte.
La verdad nunca velada. Las agallas que hay que tener para mostrarla y vivenciarla.
Ir al frente más allá de las propias limitaciones. Gran legado familiar, el más importante.
Construir aún con los fantasmas de la destrucción: sólo para valientes y aguerridos.
Claramente, no me gusta la gente tibia.
La plasticidad de rodearse de gente diversa. Salir y entrar sin perderse.
Lo especial de lo único.
La sabiduría detrás de lo juzgado.
El ave fénix que nunca cesa de renacer.