viernes, 17 de agosto de 2012

Todo está en el origen

Alguna vez reflexioné y compartí::

Las pérdidas nos modifican para siempre.
Se vuelven siniestras cuando parecen la constante en nuestras vidas.
Y uno no tiene más remedio que surgir y resurgir de esas ausencias...
... una y otra vez;
hasta verle la cara al Único y Primordial, al Verdadero Fantasma...
... perdonarlo, amarlo incondicionalmente, y dejarlo ir.

Porque somos nosotros los que debemos "abandonarlo". Ciertas pérdidas nos recuerdan que hay que soltar a "Ese" para que otros puedan quedarse.

La repetición nos hace responsables, de esa insistencia emocional que hace destino trágico.